QUISOCJO

Loading...

martes, 28 de octubre de 2014

COMO JUNQUERAS, SE PUEDE HABLAR CON LA GENTE AUNQUE SU MUNDO SEA DISTINTO COM EN JUNQUERAS, ES POT PARLAR AMB LA GENT, TOT I QUE EL SEU MÓN SIGUI DIFERENT



Jordi Évole ha empezado su nueva temporada de “Salvados” con un programa planteado de una manera un tanto original, al menos a lo que estamos acostumbrados a ver por aquí: un político como Oriol Junqueras, de Esquerra Republicana de Catalunya, independentista convencido, es llevado por Évole a la casa de una familia de Sevilla, los Parejo.
Después de ver el programa, ha habido muchas opiniones: algunos dicen que Junqueras parecía cohibido cuando los miembros de la familia le atacaban sus puntos de vista, después de un buen arranque donde él exponía con convicción sus ideas sobre que la independencia de Catalunya beneficiaría a ésta y a España. Simplemente él les dejaba hablar, no les interrumpía en ningún momento. Luego, él contestaría con lo que creyera oportuno. Otros decían que no sabe hablar. Junqueras no tiene la labia del President Artur Mas, que le hizo ganar brillantemente aquel duelo dialéctico, también en “Salvados”, contra Felipe González, el cual parecía tenso todo el programa, al contrario que un Mas siempre seguro de sí mismo.
Pero tampoco le hace falta. Si Junqueras lleva meses a la cabeza de las encuestas para unas próximas elecciones en Catalunya, es por que ha sabido hablar lo justo, no sobreexponerse como ha hecho Mas, que en vez de beneficiarle, le ha perjudicado.
Pero el programa nos ha mostrado que se puede debatir ideas diferentes sin pegarse los unos a los otros. Y si los Parejo hubieran querido atacar a Junqueras, no creo que fueran tan tontos como para actuar así. Hasta el mismísimo Federico Jiménez Losantos, cuando quiere demostrar que no es ningún monstruo, saca su lado campechano y simpático para ganarse incluso a sus adversarios, lo hemos visto en televisión más de una vez. Decía algo así como “Para que veáis que no soy el ogro que creéis que soy”.
En medio de un país crispado por ciertos medios de comunicación y por ciertos periodistas que no saben hablar sin atacar o sin pontificar, gente como Oriol Junqueras es necesaria, pues nunca saldrán a la yugular de quien les ataca, a no ser, claro, que tenga que sobrevivir. O que sabe él que atacar al otro de la misma manera que le ataca a él le pondría a la misma altura. Alguien en Twitter escribió “Junqueras sorprendió a los españoles por que no están acostumbrados a ver ese tipo de políticos”.
Por otro lado, mis paisanos catalanes, al ver el programa, dijeron que por qué Junqueras tiene que justificarse en cada cosa que dice. Yo también pensaba lo mismo. Es como si un francés tiene que justificarse ante un americano de la América profunda y puritana por qué no pide la inmediata dimisión de François Hollande por “inmoral”, ante lo que ya sabemos de su vida amorosa. Los franceses no son tan tajantes sobre la vida privada de la gente como los anglosajones, obsesionados con aquello de que “La mujer del César no sólo tiene que parecer decente, sino serlo también”. Si no, nadie podría gobernar por que hasta la persona más honrada tiene sus defectos.
Junqueras tiene su visión de lo que conviene a Catalunya y muchos catalanes la compartimos, aunque no le votemos. La gente que ha ido tres años seguidos a la Diada de l’Onze de Setembre no ha sido manipulada, va por que sí, por que lo siente así. Y no son ni racistas, ni violentos, ni nada. Ya me dirán qué puede hacer un jubilado contra España, como no le dé un golpecito en la cabeza con el bastón…
Y es muy difícil explicarle todo esto a gente que piensa distinto a ti. Quiero decir con un lenguaje que entienda. Catalunya tiene unos gustos culturales muy diferentes, incluido el sentido del humor. Por ello vi más posible en TV3 aquellos programas especiales de Andreu Buenafuente con Eduard Punset sobre la vida y la Ciencia, ya que aquellas conversaciones con citas de Darwin y demás detalles que Punset mete en sus programas y en sus libros, en otro lugar, hubieran parecido pedantes.
Me acuerdo de una excelente película francesa, “Las chicas de la sexta planta”, donde se contaba la emigración de mujeres españolas a Francia como chicas de servicio en casas de franceses, contado desde el punto de vista francés. A algunos no les gustaba la visión de las españolas como incultas y exóticas, que no habría mucha diferencia entre ellas y las mujeres indígenas de las islas francesas de los Mares del Sur, las mulatas de la Martinica o las musulmanas de Argelia, en contraposición a las mujeres francesas. Pero las mujeres que llegaban allí, recordemos que venían desde la España de Franco y la trama es en 1962, no estaban tan preparadas ni eran tan cultas como las de ahora. Y si miramos cualquier serie televisiva catalana y sale algún personaje de origen castellano o andaluz, si le sacan como temperamental o no muy culto, frente a personajes catalanes cultos o tranquilos, es quizá por la idea que se tiene de él o por lo que podemos llamar choque cultural, igual que lo que dije antes entre un francés y un americano. Tampoco es igual un japonés y un occidental.
Todo esto encaja con la imagen de Junqueras en “Salvados” y sus anfitriones andaluces. Cada uno con su manera de ver la vida. Me acuerdo de un cocinero de origen afgano, que al ver que el dueño del restaurante había posado como modelo para una estatua de un santo en una iglesia de Madrid, se sentía ofendido por que para él, si cedes tu imagen para un santo, y por lo tanto para alguien muy venerable y bondadoso, tienes que ser como él. En otros países, el honor es sagrado. Por ello los samuráis japoneses se suicidaban (el “harakiri”) si perdían su honor; preferían morir antes que vivir deshonrados.
Y Catalunya, ante lo que pide, hace decenios que renunció a la violencia. Si los medios de comunicación de Madrid hablan sólo de lo malo de Catalunya, podrían los medios catalanes hablar sólo de lo malo de Madrid, igual que los medios franceses contestaban a los americanos que les difamaban y atacaban por la Guerra de Iraq, aunque los franceses son muy sutiles al hacerlo.
Lo que he contado aquí, los catalanes estamos hartos de explicarlo una y otra vez. Casi tenemos más comprensión en el extranjero que en el Estado español. Por eso queremos decidir por nosotros mismos, pero Québec y Escocia tuvieron suerte de decirlo. Y como ellos, aceptaremos el resultado. Si sale No, otra vez lo intentaremos, pero siempre pacíficamente.


COM EN JUNQUERAS, ES POT PARLAR AMB LA GENT, TOT I QUE EL SEU MÓN SIGUI DIFERENT


Jordi Évole ha començat la seva nova temporada de "Salvados" amb un programa plantejat d'una manera una mica original, almenys al que estem acostumats a veure per aquí: un polític com Oriol Junqueras, d'Esquerra Republicana de Catalunya, independentista convençut, és portat per Évole cap a la casa d'una família de Sevilla, els Parejo.
Després de veure el programa, hi ha hagut moltes opinions: alguns diuen que Junqueras semblava cohibit quan els membres de la família li atacaven els seus punts de vista, després d'una bona arrencada on ell hi exposava amb convicció les seves idees sobre que la independència de Catalunya beneficiaria a aquesta i alhora l’Espanya. Simplement ell els deixava parlar, no els interrompia en cap moment. Després, ell contestaria amb allò que cregués oportú. D’altres deien que no en sap parlar. En Junqueras no té la mateixa retòrica del President Artur Mas, que li va fer guanyar brillantment aquell duel dialèctic, també a "Salvados", contra Felipe González, el qual semblava nerviós durant tot el programa, ben al contrari que un Mas sempre segur de si mateix.
Però tampoc li cal. Si en Junqueras porta mesos al capdavant de les enquestes per a unes properes eleccions a Catalunya, és perquè ha sabut parlar d’allò més just, no sobreexposar-se com ha fet en Mas, que en comptes de beneficiar-lo, l'ha perjudicat.
Però el programa ens ha mostrat que es pot debatre idees diferents sense barallar-se els uns als altres. I si els Parejo hi haguessin volgut atacar Junqueras, no crec que fossin tan ximples com per actuar així. Fins el mateix Federico Jiménez Losantos, quan vol demostrar que no és cap monstre, treu el seu costat trempat i simpàtic per guanyar-se fins i tot els seus adversaris, ho hem vist a la televisió més d'un cop. Deia alguna cosa així com "Perquè vegeu que no sóc l'ogre que creieu que jo sóc".
Enmig d'un país crispat per certs mitjans de comunicació i per certs periodistes que no saben parlar sense atacar o sense pontificar, gent com l’Oriol Junqueras ens cal de valent, perquè mai no se’n tirarà a la jugular de qui l’ataca, llevat, per descomptat, que hi hagi de sobreviure. O que sap ell que atacar l'altre de la mateixa manera que l'ataca a ell, li deixaria a la mateixa altura. Algú a Twitter va escriure "En Junqueras va sorprendre als espanyols perquè no estan acostumats a veure aquesta mena de polítics".
D'altra banda, els catalans, en veure el programa, van dir que perquè Junqueras ha de justificar-se en cada cosa que diu. Jo també pensava el mateix. És com si un francès ha de justificar-se davant un americà de l'Amèrica profunda i puritana perquè no demana la immediata dimissió de François Hollande per "immoral", davant d’allò que ja sabem de la seva vida amorosa. Els francesos no són tan contundents sobre la vida privada de la gent com els anglosaxons, obsessionats amb allò que "La dona del Cèsar, no només ha de semblar decent, sinó ser-ho també". Si no, ningú no podria governar perquè fins la persona més honrada té els seus defectes.
Junqueras té la seva visió d’allò que convé a Catalunya i molts catalans la compartim, encara que no li votem. La gent que ha anat tres anys seguits a la Diada de l'Onze de Setembre no ha estat manipulada, hi va perquè sí, perquè ho sent així. I no són ni racistes, ni violents, ni res. Ja em diran què pot fer un jubilat contra Espanya, com no li faci un copet al cap amb el bastó...
I és molt difícil explicar-li tot això a gent que pensa diferent a tu. Vull dir amb un llenguatge que comprengui. Catalunya té uns gustos culturals ben diferents, fins i tot el sentit de l'humor. Per això vaig veure més possible a TV3 aquells programes especials d'Andreu Buenafuente amb l’Eduard Punset sobre la vida i la Ciència, ja que aquelles converses amb cites de Darwin i d’altres detalls que Punset fica dins els seus programes i als seus llibres, en un altre lloc, hi haurien semblant pedants.
Recordo una excel·lent pel·lícula francesa, "Les noies de la sisena planta", on s'explicava l'emigració de dones espanyoles cap a França com a noies de servei a cases de francesos, comptat des del punt de vista francès. A alguns no els agradava gaire la visió de les espanyoles com a incultes i exòtiques, que no hi hauria gaire diferència entre elles i les dones indígenes de les illes franceses dels Mars del Sud, les mulates de la Martinica o les musulmanes d'Algèria, en contraposició a les dones franceses. Però les dones que hi arribaven, recordem que venien des de l'Espanya de Franco i la trama és l’any 1962, no estaven tan preparades ni eren tan cultes com les d'ara. I si mirem qualsevol sèrie televisiva catalana i surt d’algun personatge d'origen castellà o andalús, si li treuen com a temperamental o no gaire culte, enfront de personatges catalans cultes o tranquils, és potser per la idea que es té d'ell o per això que podem dir el xoc cultural, igualment que allò que vaig dir abans entre un francès i un americà. Tampoc és igual un japonès i un occidental.
Tot això encaixa amb la imatge d’en Junqueras a "Salvados" i els seus amfitrions andalusos. Cadascú amb el seu estil de veure la vida. Me’n recordo d'un cuiner d'origen afganès, que en veure que el propietari del restaurant hi havia posat com a model per a una estàtua d'un sant a una església de Madrid, se sentia ofès perquè per a ell, si cedeixes la teva imatge per a un sant, i per tant per algú molt venerable i bondadós, has de ser com ell. En d’altres països, l'honor és sagrat. Per això els samurais japonesos es suïcidaven (l’"harakiri") si perdien el seu honor; preferien morir-se abans de viure deshonrats.
I Catalunya, davant d’això que demana, fa decennis que va renunciar a la violència. Si els mitjans de comunicació de Madrid parlen només d’allò més dolent de Catalunya, podrien els mitjans catalans parlar només d’allò més dolent de Madrid, igualment que els mitjans francesos contestaven als americans que els difamaven i atacaven per la Guerra de l'Iraq, tot i que els francesos són molt subtils en fer-ho, això.

Això que he explicat aquí, els catalans estem tips d'explicar-ho una vegada i una altra. Gairebé tenim més comprensió a l'estranger que no pas a l'Estat espanyol. Per això volem decidir per nosaltres mateixos, però el Québec i l’Escòcia van tenir sort de dir-ho. I com ells, n’acceptarem el resultat. Si surt No, una altra vegada ho intentarem, però sempre pacíficament.

EN PELIGRO DE CIERRE EL LABORATORIO DE LA MEMORIA HISTÓRICA QUE IDENTIFICA A LOS DESAPARECIDOS



Hace varias semanas, se dio la voz de alarma. Pero nos tuvimos que enterar a través de los reportajes de Gonzo en “El intermedio”: si antes del 1 de Enero no se consigue más dinero, el laboratorio de Ponferrada (León) que lleva una ONG y voluntarios para encontrar e identificar los restos de desaparecidos de la Guerra Civil y el franquismo represaliados, fusilados y enterrados en fosas comunes, tendrá que cerrar y cientos de cuerpos que aún no han sido identificados se quedarán sin identificar, como materia inerte. Y las familias que reclaman encontrar los restos de sus parientes para darles un entierro digno que Franco y sus partidarios les negaron y les siguen negando, tendrán que quedarse más años sin conseguir lo que esperan desde hace décadas.

En países como Alemania o Francia se encontraron a los represaliados, los políticos restablecieron la dignidad de ellos y de sus familias, incluso se organizan excursiones de escolares a algunos lugares donde se cometieron hechos terribles para que aprendan a que ello no vuelva a ocurrir. Eso no ocurre todavía en lugares donde el PP gobierna. No lo digo por revanchismo, simplemente es que la derecha moderada europea (no la extrema derecha, que aún sigue sin reconocer todo lo narrado anteriormente y lo considera calumnias) ha aceptado lo que ocurrieron aquellos años de la II Guerra Mundial en la Alemania nazi, la Italia fascista y la Francia de Vichy, jamás lo ha justificado y siempre pide perdón a las víctimas y a sus familiares, directos o lejanos.

El otro día se vio por TVE-2 la película francesa “La llave de Sarah”, donde habla de algo que la sociedad francesa conocía pero no se atrevía a decir en voz alta, por vergüenza ajena, lógico: que los judíos franceses fueron confinados en campos de concentración, entre ellos el ya desaparecido Vélodrome de Paris, por sus propios compatriotas no judíos, no sólo por los alemanes. Por lo que les pasó, Jacques Chirac pronunció un histórico discurso en 1995 en nombre del país entero, pidiendo perdón por aquellas atrocidades. También hace poco vi en el Ateneo madrileño un documental sobre un pueblo del Norte de Francia, abandonado desde el final de la II Guerra Mundial, que fue testigo mudo de la represión nazi contra sus habitantes, incluidos muchos exiliados españoles. Hoy es un ejemplo de aquello que no se debe olvidar, ya que muchas escuelas locales hacen excursiones por allí para sus alumnos y que sepan lo que ocurrió, en un desolado paisaje de automóviles de la época en ruinas, una línea de tranvía en desuso y otros detalles que sólo sugieren muerte, desolación y tristeza, sufrida por miles de inocentes.

Desde el final de esa guerra, hemos visto cientos de películas, series y documentales que explicaban con detalle las atrocidades de nazis y fascistas contra sus conciudadanos que pensaban diferente o eran de razas y religiones diferentes. No recuerdo que se haya rodado ninguna en donde Hitler, Mussolini o Pétain fueran unos santos incomprendidos y los judíos que acabaron en los campos de exterminio sean los “malos”. E incluyo películas de esos tres países.

En la España franquista, curiosamente se permitía que esas películas se estrenaran, para dar la imagen de país tolerante, pero el Caudillo se negó a formalizar relaciones diplomáticas con Israel, cosa que sí hacía el resto de Europa, y tuvo que ser Felipe González quien arreglara esa anomalía y por fin las estableciera en 1986, además de pedir perdón a los descendientes de los judíos españoles expulsados del país por los Reyes Católicos y la Inquisición. Algo que en otros países se ha hecho con normalidad, salvo ciertos detalles ocurridos en países ahora independientes y antes colonias europeas, que ya contaremos en otra ocasión.

Lo que pasa es que si en aquellos tres países, a pesar de que hay una parte de su población que aun simpatiza con los dictadores que tuvieron y les veneran, han aceptado que las víctimas y sus familiares sean compensadas, incluso que sean presentados como mártires, en España sigue siendo casi imposible, sólo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero mostró auténtico interés y coraje para poner las cosas en su sitio. Y la derecha y sus medios de comunicación siguen con eso de que todo esto sólo sirve para reabrir heridas. Por favor, si incluso la fascista Marine Le Pen trata de pedir perdón a los represaliados franceses por la ocupación alemana, aunque seguramente sólo sea un truco de márketing para ganar votos incluso del mismísimo Israel. Luego la derecha española se queja de lo que se dice desde la ONU.

La Guerra Civil fue una tragedia en la que todos tuvieron la culpa, no sólo un bando y el otro merecía el Premio Nobel de la Paz. España aún no estaba preparada para los avances sociales y tecnológicos que sí había tenido el resto de Europa, por ello hubo aquellas peleas fratricidas. Y ahora, el país ha tenido que modernizarse en tres décadas lo que no había hecho en cinco siglos.

Laboratorios como ese son necesarios. Y tendrían que dirigirlos los poderes públicos, incluido el Gobierno Rajoy, pero no se ha atrevido a hacer lo que políticos tan adorados por ellos como Margaret Thatcher, Ronald Reagan o George W. Bush sí se habrían atrevido a apoyar.




ESPAÑA HIZO NEGOCIOS CON LA DICTADURA ARGENTINA DE JORGE VIDELA



El diario digital (antes diario impreso) Publico.es ha revelado unos documentos secretos que han sido desclasificados, y que revelan algo espeluznante. Pocos se acordarán de que entre 1976 y 1983, en Argentina hubo una sangrienta dictadura militar a raíz de un golpe de Estado, con miles de desaparecidos, torturados y exiliados. Algo parecido a lo que pasó en los países vecinos de Argentina, que son Chile, Uruguay, Bolivia, Paraguay y Brasil. Todos ellos padecieron dictaduras casi al mismo tiempo que el país de Maradona.
Cuando los militares argentinos, en 1976, dieron el golpe de Estado, desataron una terrible represión contra gente de izquierdas. Si ya conocíamos a las Madres (y ahora Abuelas) de la Plaza de Mayo, que buscan a los niños robados a sus madres por la Dictadura para dárselos a gente ultraconservadora (algunos han sido hallados), no se sabía que el Régimen había tenido apoyo económico exterior. Si la España de Franco encontró un aliado en la Argentina de Perón y Evita, tres décadas después fue a la inversa: la Dictadura montó una red de torturadores inmensa, más que la mismísima Stasi de la RDA. Pero necesitaban dinero para pagar a los torturadores, unos 400 millones de dólares. Así que recurrieron a la Madre Patria no sólo para buscar apoyo exterior (aun no era España una democracia, acababa de enterrar a Franco), sino económico.
Los documentos muestran encuentros entre el Rey y el entonces Embajador argentino en Madrid, recién estrenado su cargo con Videla, el general Leandro Enrique Anaya, donde el Monarca le prometió el apoyo de banqueros, inversores e industriales para invertir en el país, y de paso reanudar la importación de carne argentina a España, que estaba interrumpida. Y con banqueros como Emilio Botín y Alfonso Escámez, al que el Gobierno peronista de Héctor Cámpora expropió varios Bancos suyos en Argentina en 1973 y que Videla se los devolvió.
El Gobierno de Adolfo Suárez organizó encuentros multitudinarios del Embajador y el Ministro de Economía argentino, José Alfredo Martínez De Hoz, con decenas de empresarios y banqueros, que montaron pingües negocios mutuos.
Con el dinero obtenido de España, la Dictadura pudo torturar, asesinar y hacer desaparecer “en condiciones” a miles de argentinos, incluso a ciudadanos extranjeros, con los sanguinarios métodos ya conocidos, y de los cuales nuestros amigos argentinos más veteranos nos pueden transmitir historias escalofriantes, pero reales al cien por cien.
Se nos puede revolver el estómago con estas actitudes, con esta falta de escrúpulos de la gente rica, pero eso se sigue haciendo, negociar con países que padecen dictaduras, como los países exportadores de petróleo o la misma China.
Pero todo intercambio comercial tiene sus trampas: poco antes de acabar la Dictadura en 1983 y volver la democracia con Raúl Alfonsín, un Consejero de la Embajada argentina en Madrid, Sebastián Iturrioz, en un demoledor informe, dijo que España se había comportado con Argentina de manera mezquina, ya que los acuerdos pesqueros y de obras públicas entre los dos países fueron ruinosos para Argentina y beneficiosos para España, que podía entrar en empresas argentinas y mandar sobre ellas. Vamos, en plan neocolonialista, como se dice ahora. Y los barcos pesqueros vendidos a Argentina eran viejos, obsoletos y en desuso. O sea, que no sólo hicieron negocios con una dictadura criminal, recuperando por medio de ella negocios propios expropiados, sino vendiendo como vendedores de feria, algo así como dando destartalados automóviles, viejos y lentos, diciendo que son veloces coches de Fórmula 1.
Lo que más sorprende de éstas revelaciones es que el Rey Juan Carlos I estuviera involucrado, cuando siempre le habíamos tenido por un demócrata de verdad que consiguió modernizar España. Cada dos por tres, una nueva revelación le deja a la altura del mismísimo Macbeth de Shakespeare. Siempre recomiendo ver el documental de Canal + Francia “Juan Carlos, el ocaso de un Rey”, donde conoceremos hechos sórdidos relacionados con el Monarca, como en la misteriosa muerte accidental de su hermano Alfonso. De esto, el historiador británico Paul Preston, especialista en la Historia de España, sostiene que Juan Carlos tuvo que ver mucho en esa muerte, demasiado, mucho más que lo que la gente cree y que es tabú decirlo, al menos en España. Decía Preston en el documental: “Un día, me encontré con el Rey y le pregunté si mi versión de que se le desvió el brazo al abrirse una puerta, se disparó el arma que tenía en la mano y alcanzó en la cabeza accidentalmente a su hermano Alfonso es cierta. Me contestó que sí, que es cierta”.
Claro que la Historia está llena de crueldades, mezquindades y picaresca, desde siempre. Cada época y cada milenio tiene sus crueles, sus mezquinos y sus pícaros. Ahora tenemos a los del momento en el poder. Luego vendrán los siguientes.




FRANÇOIS TRUFFAUT, 30 AÑOS SIN ÉL, PERO NOS QUEDA LA OBRA DE UN MAESTRO





Este mes de Octubre hace 30 años que nos dejó uno de los maestros de la Historia del Cine que más ha influido en directores posteriores o contemporáneos, al que recurren muchos directores que buscan historias con un tono parecido al que él les daba a las suyas, o al que admiran cineastas con un estilo radicalmente distinto.
Es el francés François Truffaut, que junto con Jean Renoir, se le puede considerar el gran maestro del cine de su país. Un cáncer cerebral se lo llevó a los 52 años, edad demasiado temprana para morir, pero su obra tiene la suficiente fuerza e interés para que veamos sus películas e incluso leamos sus artículos sobre cine en los que tenía un punto de vista muy personal, polémico casi siempre, en la revista cinematográfica “Cahiers du Cinéma”.
Sus películas eran un canto a la vida, al amor, a la Literatura, a lo cotidiano, y en la mayoría de las ocasiones sin esos prejuicios morales que lastran el cine de Hollywood.
Quizá los espectadores sólo les suene su nombre por que salió como actor en “Encuentros en la tercera fase” de Steven Spielberg, como aquel francés extraño que hablaba muy mal el inglés, tenía que hablar en francés a través de un intérprete y que se llamaba Lacombe, con una actitud que mosqueaba mucho al protagonista (Richard Dreyfuss). O por su única película en inglés, “Fahrenheit 451”, con aquellos peculiares bomberos del futuro vestidos de negro con aire siniestro que en vez de apagar fuegos quemaban libros (una película, por cierto, que cuando la vi en televisión teniendo sólo ocho años, vi la cara de la maldad humana por primera vez de frente).
Pero Truffaut fue mucho más que eso. En su medio siglo de vida no perdió el tiempo, nos legó 21 películas como director, algunas de ellas obras maestras, su vida personal también fue fascinante e incluso le inspiró para los argumentos de algunas de ellas, como su serie de cinco películas con Antoine Doinel, su alter ego encarnado por Jean-Pierre Léaud desde los 14 hasta los 35 años de edad. Fue el líder de aquel Movimiento cinematográfico llamado Nouvelle Vague (Nueva Ola), capaz de revolucionar el cine de arriba abajo como hizo Orson Welles con “Ciudadano Kane” dos décadas antes.
Todas las facetas y matices de su obra cinematográfica no se pueden resumir en un artículo como éste, hay que acudir a sus películas y a libros que recopilan sus artículos o cuentan su vida. La Cinémathéque Française de Paris, que Truffaut visitó muchísimas veces y llegó a defender políticamente a alguno de sus directores que no gustaba a los altos políticos de la Nación, le homenajea estos días con un completo ciclo de sus películas y una gran exposición referente a Truffaut, fotos, carteles, etc. Un justísimo homenaje.
Muchos momentos inolvidables encontraremos en sus películas: el aire desolado de Antoine Doinel corriendo por la playa en “Los 400 golpes” (película que significó la ruptura del director con su madre, a la que presentaba en el filme como un monstruo); la camaradería del triángulo amoroso más civilizado del cine entre el austríaco Jules, el francés Jim y la también francesa Catherine en “Jules y Jim”; los libros ardiendo uno tras otro con música de Bernard Herrman de fondo en “Fahrenheit 451”; el amor fatalista y romántico del profesor francés con las dos chicas inglesas, una de ellas reprimida y la otra lo contrario, en “Las dos inglesas y el amor”; su recreación del cine dentro del cine en “La noche americana” (su único Óscar), con él mismo encarnando a un director de cine; el irresistible seductor de mujeres en “L’homme qui aimait les femmes” o su despedida del cine (aunque él no creía que fuera así) con aquel excelente ejercicio a lo Hitchcock de suspense en blanco y negro que fue “Vivamente el Domingo”.
Igual que yo tengo como mi cineasta favorito a Woody Allen, Truffaut tenía a Alfred Hitchcock, al cual homenajeó no sólo en varias de sus películas sino también en sus últimos años de vida, incluyendo un libro imprescindible, “El cine según Hitchcock”, donde dos maestros del cine mostraban como nadie su idea del Séptimo Arte, aunque Truffaut, sabiamente, dejaba que fuera Hitch quien llevara la iniciativa. Hitchcock incluso agradeció que Truffaut le ayudara a reivindicarse como un cineasta con estilo propio, un “autor”, como defendía la Nouvelle Vague, y no como ese director comercial que llenaba los cines como quería Hollywood y al que nunca dieron un Óscar.
Truffaut tenía tanto carisma que consiguió que un colega con un estilo tan diferente, desde lo estético a lo moral, como Steven Spielberg, le venerara cada vez que pisa Francia, y no sólo por haberle tenido como actor en un filme suyo.
Truffaut también fue un seductor, se cuentan por muchas las actrices que se enamoraron de él durante varios de sus rodajes y después, algunas de ellas grandes actrices francesas (Jeanne Moreau, Françoise Dorléac, Catherine Deneuve, Leslie Caron, Fanny Ardant…). Por ello se ganó una fama que no gustaba mucho a los conservadores, ya que en sus películas veía el adulterio o la prostitución de manera positiva (parece ser que él acudía mucho al oficio más viejo del mundo cuando era adolescente), y a él mismo le podemos encontrar debajo del personaje del seductor compulsivo de “L’homme qui aimait les femmes”, que empezó a rodar justo después del rodaje de “Encuentros en la tercera fase”, sin olvidar a su Antoine Doinel, donde más podemos descubrir estas peripecias personales difíciles de confesar.
Otra de las pasiones de Truffaut llevadas a su cine era la Literatura, y si Doinel se convertía en escritor con un libro semi autobiográfico, o los cientos de libros de “Fahrenheit 451”, o la correspondencia epistolar entre Jim y Catherine en “Jules y Jim”, no había película suya en donde algún personaje leyera libros o recitara alguna frase de ellos, no sólo para impresionar y ligarse a alguna chica, sino como muestra de ser alguien culto.
Woody Allen sería el heredero del estilo Truffaut, aunque películas independientes recientes, como la americana “Frances Ha” y la alemana “Oh boy” le homenajean abiertamente, sobre todo la segunda, con un nuevo Antoine Doinel en versión berlinesa peleado con el mundo.
Por último, si Hitchcock tuvo a Bernard Herrmann, Fellini a Nino Rota o Spielberg a John Williams, Truffaut tuvo a Georges Delerue como compositor de las bandas sonoras de la mitad de sus películas. Inolvidables fueron las de “Jules y Jim”, “La noche americana” o “El último Metro”, poéticas, intensas y rompedoras incluso, en especial el tema central de la segunda, con un estilo basado en las obras maestras musicales de Johann Sebastian Bach.



TRABAJOS PRECARIOS, CADA VEZ SON PEORES





Muchos estamos buscando trabajo, al menos uno estable, pero si no llega, nos conformamos con uno temporal, o algo parecido. Ya he contado en esta revista hace tiempo cómo voy de vez en cuando a los programas de la tele como público, últimamente sólo a La Sexta Noche por que a otros es difícil apuntarse, al menos desde que muchos de esos programas ya no los lleva la agencia con la que voy.
Pues bien, me llamaron para una entrevista de trabajo como fregador en el restaurante de un hotel. No pagan mucho por hora trabajada, pero ganaría en un día más que yendo a ese programa ya mencionado dos o tres veces al mes (no permiten más).
Hasta ahí bien, pero quiero contarles algo que si no fuera por que la vida me ha sorprendido mucho, hasta el absurdo, pensaría que aquello era una broma: la persona de la ETT (Empresa de Trabajo Temporal) que me hacía la entrevista de trabajo, explicó que si trabajas en ese restaurante de hotel, el primer día no será remunerado, sería un contrato “de formación”. Es decir, deduzco que sería un día de prueba, para ver si sirves para el puesto de trabajo o no.
Por lo que he visto al leer anuncios de ofertas de trabajo recientes, cada vez son trabajos más precarios, cada vez pagan menos, cada vez son más cortos en duración, tanto de horas trabajadas diariamente como de días… Me descorazona mucho ver que a los trabajadores cada día se nos trata peor. Hace quince años, las empresas cliente de las ETT te trataban mejor, al menos si trabajabas un día y veían los encargados y jefes que no servías, la ETT te pagaba ese día, un mínimo de dos horas trabajadas, como marcaba la Ley entonces (ahora no sé si es lo mismo).
Pocas veces me han despedido de un trabajo por hacerlo mal, en una hamburguesería fue por no haber superado el período de prueba, y me acuerdo de las palabras sinceras pero amables del encargado: “Julián, lo sentimos mucho. No tenemos nada contra ti, al contrario, en categoría humana, insuperable, pero no eres lo que buscamos”. Y nunca por conflictivo.
Yo trato de ser aplicado, ir lo más rápido que puedo, aunque es mejor ir un poco despacio a ir demasiado rápido y hacerlo de manera chapucera. Es lo que se puede pedir a cualquier trabajador.
Pero eso de trabajar un día gratis, espero que al menos te den de comer o de cenar (si es un restaurante, es obligatorio). Una cosa es cuando vi a cocineros que estaban aún en la Escuela de Cocina, por lo que si hacían algo en una cocina se entendía que eran prácticas, y generalmente no remuneradas, pero no es lo mismo que te prueben un día sin cobrar. Si fuera un trabajo voluntario para una ONG, lo entiendo.
¿Y qué pretexto me pusieron para justificar esto que les cuento ahora, que jamás vi en ninguna otra ETT? El que si eres novato y no sabes dónde va tal cosa o dónde está aquello, como un producto de limpieza o dónde hay que guardar los utensilios ya lavados, una persona del trabajo ha de estar pendiente de ti hasta que te sepas desenvolver solo, algo que le imposibilita el poco tiempo que tiene. Y como me dijo la persona de la entrevista, “Yo no puedo pagar a dos empleados en vez de a uno”.
Podría aquí meter todo lo que pensamos de los explotadores, que ahora, como el Gobierno está de su lado, se creen los amos del mundo, pero con esta crisis, acabas trabajando en lo que encuentras. Aún recuerdo haber oído decir a Paco Marhuenda en La Sexta Noche, en uno de los programas a los que fui como público: “Muchos chicos vienen a la redacción de mi periódico a buscar trabajo. Lamentablemente, no puedo ahora ofrecerles nada, pero si pudiera ofrecérselo, no podría ser de más de 600 € al mes. Y si no encuentran otro trabajo, aunque sea con este sueldo, comerían de mi mano”. No sé si calificar estas palabras de cinismo o de algo peor.
Deseo encontrar trabajo estable, la esperanza sería gustarles a los de la empresa cliente y quedarme allí, con puesto fijo. Ya me pasó una vez y me quedé 11 años. Sólo me fui por que cerró por quiebra. Que tod@s quienes leamos esto encontremos curro potable.





PODEMOS PODRÁ, Y SI NO, PODRÁ LO QUE PUEDA



Se celebró el pasado Domingo la Asamblea Constituyente de Podemos, el nuevo partido político que salió a raíz de la crisis y la corrupción que denunciaba el Movimiento 15-M. De ese movimiento surgieron muchos, pero el más exitoso es Podemos, que como sabemos ha ganado cinco escaños en el Parlamento Europeo.
Lo que sorprende es que el nuevo partido ha tenido, justo ahora que llega la Asamblea Constituyente y toca dar los cargos de responsabilidad en el mismo, feroces disputas en gente que hasta ahora parecía unida férreamente al proyecto y al líder, Pablo Iglesias, que con su inigualable carisma se ha lanzado a la Política.
Surgen unos roces entre varias facciones de Podemos, y la que se opone al mandato único de Iglesias es la que lidera el científico Pablo Echenique, que pese a su atrofia muscular que le tiene en silla de ruedas con una movilidad de apenas el 12 %, lucha como quienes sabemos movernos sin problemas. Echenique tiene las ideas tan claras como las de Iglesias, lo que pasa es que el partido tiene tantos movimientos concentrados en su interior que pecan de novatos en llevarlo a cabo. O que nada dura eternamente, como las canciones del verano.
Lo que se le ha criticado a Podemos ha sido su crítica a los partidos políticos tradicionales, la “Casta”, aunque para muchos se les podría llamar la “Caspa”, al ser ya de planteamientos anticuados, y como yo digo a veces, “Tienes más caspa que Torrente”. Bromas aparte, los de Podemos van con mucha ilusión, en el futuro y en lo que puedan plantear a la sociedad, lógico en un partido con un gran porcentaje de gente joven. Joven y preparada, no se les ve nada tontos.
Pero es lógico que haya gente que no se fíe de muchos de los planteamientos de su ideología o de lo que pretenden si llegaran al poder. Primero, que si esos planteamientos van a ser viables, que si van a funcionar o no. Lo mismo se decía de Mayo de 1968, que fracasó en su intento de tomar el poder, pero influyó en ir cambiando las costumbres de entonces, de la familia al trabajo, que ya estaban irremediablemente anticuadas.
Los otros partidos están asustados de su irrupción, y quien más debería estarlo, creo yo, son dos partidos de creación no muy antigua, que se vendían a la gente con una carga demagógica que les hacía nada creíbles, como UPyD, cuya “Unión” sólo se percibe alrededor de su omnipresente lideresa, la inefable Rosa Díez, que con su aire de Margaret Thatcher con un cierto aura progre, le ha hecho más antipática que simpática. Y su incoherente propuesta de apoyar a gays y lesbianas pero al mismo tiempo apoyar a pena de muerte lo ha empeorado.
El otro partido “nuevo” que se estanca en su incoherencia es Ciutadans, Ciudadanos para Eduardo Inda, donde Albert Rivera es tan mandón como la Díez. Va de honrado, pero los chanchullos de su ex dirigente Jordi Cañas, el Alfonso Guerra de Ciutadans, le han descolocado un tanto. Y si Podemos se presenta también a las elecciones catalanas, no sólo quitará votos a PSC e Iniciativa per Catalunya (la IU catalana), sino al propio partido de Rivera. O más aun perderán si Guanyem, de Ada Colau, no sólo fuera a las municipales sino también a las autonómicas.
Al haber visto de cerca a Iglesias muchos Sábados en La Sexta Noche, su discurso parecía coherente en que decía varias verdades, que el público deseaba oír. No sabemos si se estropeará con el tiempo o no, lo que pasa es que, comparados con otros políticos que tenemos que aguantar, trae algo nuevo al ambiente. No es que yo le vaya a votar, soy muy mío en eso y me tiene que convencer cada día. Pero en lo que diga que me parezca coherente, le apoyaré, aunque sea con el típico “Tiene razón”, o si no, “Pues no la tiene”.




TARJETAS BLACK O DE TODOS LOS COLORES, DA IGUAL, ES CORRUPCIÓN



Hace semanas que es un tema de actualidad, y mucho. Lo que pasa es que en vez de ser una de aquellas armas de destrucción masiva que nunca se encontraron en Iraq y que motivó una guerra que sus inductores sólo justificaban para salvar al mundo de un tirano como Sadam Hussein, hay un arma de corrupción masiva, que ha salpicado a todos los partidos políticos importantes (PP, PSOE e IU), y no es “una cosa que hace ruido y mata”, como decía uno de los ositos grises de “Jacky, el oso de Tallac”.
No, ese arma es una simple tarjeta de crédito de plástico, como todas las tarjetas de crédito, y su uso, que para un currante normal como cualquiera de nosotros es inocente, pues no lo es para los que han empleado las “tarjetas black”, y cuanto más se van saliendo de detalles sórdidos de cómo se han utilizado esas tarjetas, para pagar según qué cosas y todo lo demás, hace que las historias de sordidez humana salidas de novelas baratas o más comerciales no parezcan tan descabelladas, incluso nos parecen reales y cercanas.
Lo triste es que esas tarjetas han salpicado a casi todos los partidos políticos, da igual la ideología, les ha salpicado igual. Debe ser que el dinero o el poder corrompe, y eso es algo muy humano y aunque duela decirlo, es tan antiguo como la Humanidad, una frase tópica, pero cierta; lean cualquier libro de Historia o cualquier enciclopedia para saber cómo se las gastaban durante el Imperio Romano, y desde entonces se ha conseguido solucionar o apaciguar un poco la podredumbre de entonces, capaz incluso de cometer asesinatos y masacres por el poder o por unas migajas del mismo.
Todo Gobierno tiene el deber de cuidar que el funcionamiento de cualquier empresa, pública o privada, sea transparente y honrado, sobre todo las primeras, y con unas normas de comportamiento y control periódico a las segundas, pero ocurre que las salvajes disputas por el poder, incluso entre gente de un mismo grupo o partido, desatan los instintos más primitivos del ser humano, aunque ahora ya no pueden matar abiertamente, claro, arriesgándose a acabar en la cárcel, y claro, no va a contar quien mate, como en las películas, con un grupo de fieles que asalte la prisión y le libere.
No, no me meto en un lío al reflexionar sobre la complejidad de un problema como el que aquí comentamos, que no se puede resumir en cuatro líneas ni en cuatro tópicos. Lo más triste sería que gente que era honrada antes de verse con tanto dinero en la mano, o mejor dicho, con una tarjeta de crédito que les dejaba a su disposición tanto dinero, tantos ceros que nunca habían visto de cerca en su vida, nada más que en las películas de Hollywood con actores que cobraban esas millonadas, que ya dices que te vas a pegar la gran vida, que ya te has cansado de tantas privaciones desde que eras un niño. Es decir, adiós a tener que ir al trabajo en autobús o en un miserable vehículo de segunda mano o pequeño, como aquellos entrañables SEAT 600 que no podían ir a más de 120 kms./h. como máximo, ni trucando el motor. Adiós también a electrodomésticos, ropa y muchas cosas de pobre calidad y poco coste.
Pero con la crisis actual, habiendo tantos parados, tanto despilfarro descarado nos ha parecido un insulto. Los que tenemos un poco de dinero en la cuenta del Banco, incluidos los que nos quedamos sin trabajo pero cobramos la indemnización (el FOGASA) por tantos años trabajados, no nos hemos lanzado a gastárnoslo en pocos días. Yo utilicé el que me dieron para pagar préstamos que había pedido hace años y otras deudas, y conservo bastante del que quedó. No me lanzo a comprarme coches de lujo (yo no sé conducir, necesitaría un chófer) ni ropa cara. Es más, como Pablo Iglesias, he comprado parte de mi ropa en Alcampo.
Los corruptos tienen que pagar por lo que han hecho. Lo malo es que los partidos sólo permitirán que pague el que menos les sirva, pues si es un pez gordo, como Rodrigo Rato, no permitirán que sea procesado, pues sabe demasiado de ciertas cosas del partido, y con miedo de que él se ofenda si le dejan solo ante la Justicia y decida vengarse contándolo todo, como Bárcenas. Por ahora, en el partido de éste último, y puede que pase igual con Rato, se han desentendido tanto de él que ahora es un extraño, cuando antes le animaban como con aquellos inefables SMS de Mariano Rajoy.
No me importa de qué color sean esas tarjetas de crédito. Las de mi Banco sé de qué color son, por ejemplo amarillas, y me van de maravilla, pago dinero con ella sólo de mi cuenta bancaria, donde sólo hay dinero ganado con mi trabajo anterior y con el que percibo hasta que encuentre trabajo nuevo. No hay ni un solo céntimo ganado de manera fraudulenta. Además, no conozco a ningún pez gordo de ningún sitio. Eso somos los currantes de clase media que nos ha arruinado la crisis y la falta de escrúpulos de esta panda de gente que se merece todos los adjetivos despectivos del Diccionario.



WOODY ALLEN-MIA FARROW, ACUSACIONES PARA NO CREERSELAS DEL TODO O PARA NADA



Hace meses, al día siguiente de la entrega de los Globos de Oro 2014 ocurrió algo tremendo. La hija adoptiva de la actriz Mia Farrow, Dylan, sacó otra vez viejas acusaciones contra la ex pareja de Farrow, el gran cineasta Woody Allen, de haber supuestamente abusado sexualmente de ella cuando era una niña, con toda clase de detalles y traumas que según ella le han quedado como secuelas irreversibles desde entonces.
Ya se habló mucho del tema, y el propio cineasta, sabiamente, no cayó en la tentación de alimentar durante días la polémica, simplemente con un comunicado que sin miedo contraatacaba al de la propia Dylan, que contaba con el apoyo de su madre y sus hermanos, unidos como en una extraña hermandad o comunidad contra Allen y lo que tenga que ver con él. Con ello, él trató de no hablar más del tema.
Todo empezó cuando a la Farrow no le gustó que en los Globos de Oro se hiciera un homenaje a toda la carrera de Allen, y menos que usaran escenas de sus películas como “La Rosa Púrpura de El Cairo”, que ella protagonizó en 1983. Su hijo Ronan, hijo de ella y del cineasta, actuó de manera grosera burlándose de la ceremonia en su Twitter escribiendo que se había perdido la ceremonia y que si habían hablado de abusos sexuales a niñas pequeñas cometidas por el director.
Y el comunicado de Dylan no tenía desperdicio, hablando de traumas insuperables cada vez que veía una foto de Allen, un anuncio o lo que fuera. Luego, suplicaba a actores que hubieran trabajado con él si sentían pena por ella, para obligarlos a que le dieran la espalda si eran decentes o renunciasen a premios que ganarían por esas películas, con súplicas desesperadas.
Él contestó con que aquellas acusaciones eran asquerosas y no quiso hablar más del asunto. Los actores antes aludidos por Dylan no contestaron a sus súplicas por que entendían que eso eran asuntos de la familia, nada más. Cate Blanchett, nominada al Óscar por “Blue Jasmine”, dijo que sentía lo que pasaba, pero sabiamente no renunció a la estatuilla, que finalmente ganó.
Lo más desagradable de todo esto es que Mia Farrow, sin proponérselo, ha tenido actuaciones a lo largo de estos años que hace que sus acusaciones contra Allen queden en entredicho, como si fuera ella una mentirosa, que además ha tenido la indecencia de utilizar a sus hijos en contra de él, dirigiéndolos como si fueran robots, y se dice que con comportamiento de madre tiránica, que parafraseando a un personaje de una película francesa, la única opinión que les permitía tener era la de ella. Moses, uno de los hijos, que un día se hartó de su madre y rompió con ella, dijo algo claro: “Yo odiaba a Allen por que mi madre me lo había metido en la cabeza. Ahora he visto que no era como ella decía, y me llevo bien con él”. Dylan, ofendida, reaccionó de manera inesperada y cambió su máscara de traumatizada por otra, diciendo “¡No nos harán callar, somos valientes! ¡Mi hermano está muerto para mi!”, como si fueran víctimas de una persecución contra ella, contra su madre (sobre todo) y contra su familia, lamentando que su madre fuera la “mala” y no la buena, la santa y a la que no le dan el Premio Nobel de la Paz por pura envidia. No lo dijo así, pero si pudiera, lo diría.
Pero lo más increíble que puede dejar a Mia Farrow en el descrédito más absoluto es que poco antes confesó que Ronan, el hijo biológico que ella tuvo con Allen, no sería de ella sino de su ex marido Frank Sinatra. Y ello es más grave, pues el cantante ya estaba casado con Barbara Marx, ex mujer de Zeppo Marx, el menor de los famosos hermanos, y entonces quedaría Sinatra como un adúltero. Y como él murió en 1998, no puede defenderse. Si viviera, conociendo su carácter, habría dado una paliza a más de uno… o de una. Por que no nos olvidemos que él se ofreció a ella “Para partirle las piernas a Allen” y así vengar su honor mancillado, como harían los antepasados del cantante. Si ahora ella dice eso, le deja mal ante su mujer, y diría, con toda la razón del mundo, que Mia Farrow es una desagradecida.
Tanto Woody como Barbara reaccionaron calificando aquellas afirmaciones como “Montón de basura” o “Es un artículo tan ficticio y extremadamente aburrido que no comentaré nada”. La prueba de que lo que dice ella es mentira es que, como reconoce ella, si Ronan fuera hijo de Sinatra, él le habría dejado algo en el testamento. Por favor, seguro que no lo hubiera hecho por que le dejaba mal ante su mujer. Qué derroche de cinismo tiene la Farrow. Su ego y su envidia le impide ver la realidad: desde que rompió con Allen, su carrera ha sido mediocre, sin películas remarcables ni tampoco nominaciones al Óscar, Globo de Oro o los Emmy televisivos. En cambio, Allen siguió con su carrera sin el lastre de la Farrow.
Ya empecé a sospechar algo cuando en el juicio por estas acusaciones, hace dos décadas, ella y su familia decidieron retirar los cargos contra Allen a cambio de una indemnización. Una acusación tan grave como la de abusos sexuales a menores no se arregla con “ya no te acuso de nada, pero tú me pagas dinero por los daños que me has hecho”. Tendría ella miedo a perder el juicio por que las pruebas no eran claras.
Y si ella y sus hijos estallaron al verle a él homenajeado en los Globos de Oro, es extraño que no dijeran nada cuando él ganó el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, ni cuando era recibido como un dios en Europa, ni cuando rodaba películas en este Continente generosamente subvencionadas, ni nada. Todos vieron que no era más que un ataque de envidia de la Farrow, deseosa de haber sido ELLA la homenajeada en los Globos de Oro. Pues que funde ella misma unos premios y se los da ella. O como decía un personaje de “Ciudadano Kane”: “Acabarás marchándote a una isla desierta, a gobernar sobre los monos”.
No quiero decir con todo esto que Allen sea un santo, que haya sido difamado por envidia. Él mismo no ha ayudado mucho a desmentirlo todo, con su visión de la mujer cada vez más negativa en sus películas, ejemplos tenemos en la antipática mujer de Javier Bardem en “Vicky Cristina Barcelona”, que parecía que así justificaba que él fuera un mujeriego, o el de las mujeres asesinadas en “Match Point” o “Delitos y faltas”, por ser amantes y que no hablaran. Pero su discreción le ha ayudado a salir adelante. Si hubiera sido Lars Von Trier, cineasta egocéntrico, tirano y degenerado, éste hubiera aprovechado la situación para que se hablara de él como sea.
Pero esto se olvidará con el tiempo, y sólo quedará la obra de Woody Allen, genial, por cierto, que ha influenciado a colegas de todo el mundo. Es más, hay artistas de cine mucho peores como personas, que jamás han recibido quejas, ni se habla de boicotear sus películas, ni nada de eso, como Alfred Hitchcock, otro maestro del cine, que en sus películas siempre ridiculizaba a la mujer todo lo que podía, justificaba sutilmente que fuera asesinada más de una (como la de “Psicosis”) o acosaba sexualmente a más de una actriz que trabajó con él. Aun así, nos legó una obra inigualable.


jueves, 16 de octubre de 2014

MAS CAMBIA EL ESTILO DE CONSULTA, OJALÁ PUDIERA HACERSE DE OTRA MANERA EN MAS CANVIA L'ESTIL DE CONSULTA, TANT DE BO LA POGUÉS FER D'UNA ALTRA MANERA



Artur Mas ha sido inteligente, no se podía hacer de otra manera, ya que el Estado español sigue en sus trece y en su obsesión de no permitir la consulta, más que recordar a un país que defiende su integridad territorial, recuerda a alguien que cree que le va a dejar la mujer para irse con el primero que encuentre. Eso sí, si los políticos españoles celebran lo que creen que es una victoria, no lo es. Es simplemente un cambio de escenario, algo parecido a aquellos referéndums simbólicos que empezaron en Arenys de Munt, que dieron que hablar no por el tipo de referéndum, sino por la reacción de grupos de extrema derecha que se dirigieron al pueblo y aparecieron amenazando a la gente que votara. Eso fue lo que animó a los organizadores de las posteriores votaciones en el resto de Catalunya, que en vez de venir gente española a convencer pacíficamente a los habitantes de Arenys de Munt de que no votaran aquello, o que al menos votaran No, llegasen aquellos grupos más parecidos a sicarios de la Mafia o a amigos de Tony Soprano que a españoles pacíficos que defienden la unidad de su país, que los hay, por supuesto, nadie lo niega, pero aquellas no eran las maneras de alguien que presume de caballerosidad.

 Que si yo fuera habitante de allí y me coaccionaran unos señores venidos de fuera que te dan lecciones morales y encima te amenazan de muerte con expresiones groseras, más ganas tendría yo de ir a votar, y votar Sí, para llevarles la contraria. Lo triste de todo este asunto es que si la consulta se hubiese podido hacer sin problemas, es que no hubiera sido vinculante, al contrario que la de Escocia. Hace unos días, Jordi Evole en “El intermedio”, hablando de la vuelta de su programa “Salvados”, con un primer programa en donde veremos a Oriol Junqueras hablando pacíficamente con gente de Sevilla sobre la independencia de Catalunya, se refirió a la consulta y dijo algo coherente y sensato: “Si hay que hacer la consulta, que sea vinculante, por que para hacer una no vinculante, mejor hacer una encuesta”. Pero como Artur Mas se tomó esto como una promesa que no debe incumplir, sobre todo sabiendo que las encuestas le dan como perdedor en las próximas elecciones catalanas en favor de ERC y de Junqueras, ha tenido que arriesgarse. No es que sea yo un partidario abierto de Mas, nunca lo he sido, y me cae mejor Junqueras, que inteligentemente se ha mantenido en un segundo plano defendiendo lo que cree bueno. Pero la demagogia y torpeza de Albert Rivera y de Alícia Sánchez Camacho le ha hecho bueno a Mas. Ni siquiera ellos han sabido ser coherentes en su denuncia de lo que consideran mala actuación del President, ya que se disputan encarnizadamente el voto de los que se sienten españoles y se acusan mutuamente de todas esas tonterías que los políticos usan para venderse como los únicos decentes del planeta… no, del Universo, según su “modestia”. Debemos esperar que la consulta simbólica del 9-N, si se llega a hacer por que no la pare otra paranoica maniobra del Gobierno Rajoy, sea pacífica, que lo será, salvo que vengan los que asaltaron la Llibrería Blanquerna de Madrid dos años seguidos y hagan lo mismo con las urnas del 9-N que vean. Deberían haber aprendido la lección de Escocia, de cómo unionistas e independentistas hacían lo que creían justo sin coaccionarse unos a otros y conservan su amistad, pero los que he citado miran todo lo extranjero como inferior a lo suyo, salvo si es Amanecer Dorado, claro.

EN MAS CANVIA L'ESTIL DE CONSULTA, TANT DE BO LA POGUÉS FER D'UNA ALTRA MANERA

Artur Mas ha estat intel·ligent, no es podia fer d'una altra manera, ja que l'Estat espanyol segueix entossudit i en la seva obsessió de no permetre la consulta, més que recordar un país que defensa la seva integritat territorial, recorda algú que creu que li deixarà la dona per anar-se'n amb el primer que s’hi trobi. Això sí, si els polítics espanyols celebren el que creuen que és una victòria, no ho és pas. És simplement un canvi d'escenari, una cosa semblant a aquells referèndums simbòlics que van començar a Arenys de Munt, que van donar que parlar no pas pel tipus de referèndum, sinó per la reacció de grups d'extrema dreta que es van dirigir cap al poble i van aparèixer tot amenaçant la gent que votés. Això va ser el que va animar als organitzadors de les posteriors votacions a la resta de Catalunya, que en comptes de venir gent espanyola a convèncer pacíficament als habitants d'Arenys de Munt que no votessin allò, o que almenys votessin No, hi arribessin aquelles colles més semblants a sicaris de la màfia o amics de Tony Soprano que no pas d’espanyols pacífics que defensen la unitat del seu país, que n'hi ha, per descomptat, ningú nega això, però aquelles no eren les maneres d'algú que presumeix de cavallerositat. 



Que si jo fos habitant d'allà i em coaccionen uns senyors vinguts de fora que et donen lliçons morals i a sobre t'amenacen de mort amb expressions grolleres, més ganes tindria jo d'anar a votar, i votar Sí, per portar-los la contrària. El trist de tot aquest assumpte és que si la consulta s'hagués pogut fer sense problemes, és que no hauria estat vinculant, ben al contrari que la d'Escòcia. Fa uns dies, Jordi Évole a "El intermedio", parlant del retorn del seu programa "Salvados", amb un primer programa on hi veurem l’Oriol Junqueras parlant pacíficament amb gent de Sevilla sobre la independència de Catalunya, s'ha referit a la consulta i va dir una cosa coherent i sensata: "Si cal fer la consulta, que sigui vinculant, perquè per fer una no vinculant, millor fer una enquesta". Però com Artur Mas es va prendre això com una promesa que no ha d'incomplir, sobretot sabent que les enquestes li donen com a perdedor en les pròximes eleccions catalanes en favor d'ERC i de Junqueras, ha hagut de arriscar-se. No és que sigui jo un partidari obert d’en Mas, mai ho he estat gens, i em cau millor Junqueras, que intel·ligentment s'ha mantingut en un segon pla defensant allò que hi creu bo. Però la demagògia i malaptesa d'Albert Rivera i d'Alícia Sánchez Camacho li ha fet bo, a Mas. Ni tan sols ells han sabut ser coherents dins la seva denúncia d’allò que consideren una dolenta actuació del President, ja que es disputen aferrissadament el vot dels que se senten espanyols i s'acusen mútuament de totes aquestes ximpleries que els polítics utilitzen per vendre’s com els únics decents del planeta... no, de l'Univers, segons la seva "modèstia". Hem d'esperar que la consulta simbòlica del 9-N, si s'arriba a fer perquè no l'aturi una altra paranoica maniobra del Govern Rajoy, sigui pacífica, que ho serà, llevat que vinguin els que van assaltar la Llibreria Blanquerna de Madrid dos anys seguits i facin el mateix amb les urnes del 9-N que hi vegin al seu davant. Hi haurien d'haver après la lliçó d'Escòcia, de com unionistes i independentistes feien allò que creien just sense coaccionar-se els uns als altres i conserven la seva amistat, però els que he citat se’n miren tot allò estranger com a inferior a la seva visió del món, excepte si és Alba Daurada, per descomptat.



jueves, 9 de octubre de 2014

PARA AFRONTAR EL EBOLA, QUINCE MINUTOS NO BASTAN; YO, COMO LIMPIADOR, LLEVO DOCE AÑOS PER AFRONTAR L'ÈBOLA, QUINZE MINUTS NO N’ÉS SUFICIENT; JO, COM A NETEJADOR, PORTO DOTZE ANYS



No quiero ponerme sensacionalista ni cabrearme demasiado, pues ante un tema tan grave como el Ebola hay que pensar primero con sangre fría, sobre todo por que aquí no estamos para comentar una noticia sensacional, que después de mucho tiempo parece poner a España en el mapa en algo más que las noticias de corrupción de políticos, banqueros y empresarios. No, no es para nada una buena noticia. Lo que nos hace sufrir en el cine, si es una película de terror, o reír, si ésta es de humor negro, lo aceptamos si es ficción, pero si es la vida real, nos horroriza. Eso sí, residiendo en Madrid y saliendo a la calle, no siento que esté cerca un virus tan grave y letal, trato de guardar la calma, aunque sé que me pondría a gritar o a correr si hay una posibilidad de ser contagiado por él. Si estuviera depre y sin ganas de vivir, iría a que me ataque directamente y en pocos días me vaya al otro mundo, aunque dicen que la radiación de Fukushima o la de Chernobil fue peor en sus peores momentos. 



Ahora, volviendo a cómo se ha desatado el drama, todo el mundo menos el Gobierno Rajoy y sus medios de comunicación veían el peligro de traer de vuelta a alguien portador de ésta enfermedad. El Padre Pajares no tenía ninguna culpa, por supuesto, ojalá se hubiera recuperado y vuelto con sus feligreses africanos. Pero todo se ha llevado con tal precipitación y chapuza que asusta, sobre todo al saber que los enfermeros que tenían que llevar esos trajes de ciencia-ficción que les aislaban de la enfermedad sólo habían recibido una formación de apenas 15 minutos de duración. ¡Quince minutos para saber afrontar algo letal y peligroso! Profesionales fiables como ellos piden mejor preparación. Por favor, si yo acabo de finalizar un cursillo on line de Manipulador de Alimentos, planteado de manera sencilla, de seis horas de duración. 



Y que en la nave donde trabajé el año pasado durante seis meses tenía que llevar gorro en la cabeza, guantes en las manos casi todo el tiempo y en algunas tareas me ponía una mascarilla en la cara que no tenía nada que envidiar a la de Hannibal Lecter. No tenía que verme enfrentado a unos virus peligrosos, sólo lo típico de limpiador de cocinas, ya saben: limpiar fogones, planchas, cocina abatible, mesas de los cocineros para cortar carne y legumbres, etc. También de vez en cuando la campana extractora de la cocina, que acumula mucha grasa de aceite hirviendo, difícil de quitar… Todo esto lo podía hacer gracias a mi experiencia de más de diez años en otro restaurante. Para trabajar en lo del Ebola, necesitaría meses y meses de preparación, entrenamiento y estudios, casi como un astronauta. Preparación de verdad, no la de algunos camareros de algunos bares cutres de barrio que limpiaban una mesa con una bayeta grasienta, que alguna vez he visto alguno. Y el traje que llevan los enfermeros para tratar enfermedades peligrosas en medidas de seguridad extremas necesita como media hora para ponérselo y lo mismo para quitárselo, añadiendo a esto el inconveniente de evitar cualquier contacto con las partes que hayan tocado a un enfermo u objetos que lleven bacilos de la enfermedad. 



Asusta pensar que haya gobernantes chapuceros e irresponsables, que encima tratan de aguantar el temporal hasta que amaine, hasta que la gente se olvide del tema y pase a preocuparse de otro. Y si no, los medios que les apoyan buscarán persecuciones contra ellos, como un Mourinho cualquiera. La Prensa extranjera informa del tema sin tapujos y el Gobierno no puede controlarla a su gusto, como quería hacer el franquismo, expulsando corresponsales extranjeros si estos no hablaban de la presunta “Reserva Espiritual de Occidente”.

PER AFRONTAR L'ÈBOLA, QUINZE MINUTS NO N’ÉS SUFICIENT; JO, COM A NETEJADOR, PORTO DOTZE ANYS

No vull posar-me sensacionalista ni emprenyar-me massa, ja que davant d'un tema tan greu com l’Èbola cal pensar primer amb sang freda, sobretot perquè aquí no hi som per comentar una notícia sensacional, que després de molt de temps sembla posar Espanya dins el mapa en alguna cosa més que les notícies de corrupció de polítics, banquers i empresaris. No, no és gens ni mica una bona notícia. Allò que ens fa patir al cinema, si és una pel lícula de terror, o riure, si aquesta és d'humor negre, ho acceptem si és ficció, però si és la vida real, ens horroritza. Això sí, residint a Madrid i sortint al carrer, no sento jo que hi sigui a prop d’un virus tan greu i letal, miro de guardar la calma, encara que sé que em posaria a xisclar o córrer si hi ha una possibilitat de ser contagiat per ell. Si estigués depre i sense ganes de viure, aniria a que m’ataqui directament i en pocs dies me’n vagi a l'altre món, tot i que diuen que la radiació de Fukushima o la de Txernòbil va ser pitjor als seus pitjors moments. Ara, tornant a com s'ha desfermat el drama, tothom menys el Govern Rajoy i els seus mitjans de comunicació veien el perill de portar-hi de tornada a algú portador d'aquesta malaltia. En Mossèn Pajares no tenia cap culpa, és clar, tant de bo s'hagués recuperat i tornat amb els seus feligresos africans. Però tot s'ha portat amb una gran precipitació i nyap que espanta, sobretot en saber-se que els infermers que havien de portar aquests vestits de ciència-ficció que els aïllaven de la malaltia només hi havien rebut una formació de tot just 15 minuts de durada. Quinze minuts per saber afrontar una cosa letal i perillosa! Professionals fiables necessiten més temps de preparació. Si us plau, si jo acabo de finalitzar tot just un curset on line de Manipulador d'Aliments, plantejat de manera senzilla, de sis hores de durada.

I que a la nau on vaig treballar l'any passat durant sis mesos hi havia de portar gorra al cap, guants a les mans gairebé tot el temps i en algunes tasques em posava una màscara a la cara que no tenia res a envejar a la d'Hannibal Lecter. No havia de veure’m enfrontat a uns virus perillosos, només el típic de netejador de cuines, ja sabeu: netejar fogons, planxes, cuina abatible, taules dels cuiners per tallar carn i llegums, etcètera. També de tant en tant la campana extractora de la cuina, que acumula molt greix d'oli bullint, difícil de treure... Tot això ho podia fer gràcies a la meva experiència de més de deu anys a un altre restaurant. Per treballar en això de l'Èbola, em caldria mesos i mesos de preparació, entrenament i estudis, gairebé com un astronauta. Preparació de debò, no pas la d'alguns cambrers d'alguns bars cutres de barri que hi netejaven una taula amb una baieta greixosa, que algun cop hi he vist algun. I el vestit que porten els infermers per tractar-hi malalties perilloses en mesures de seguretat extremes en cal com una mitja hora per posar-se'l i el mateix per llevar-s’ho, afegint a això l'inconvenient d'evitar qualsevol contacte amb les parts que hagin tocat un malalt o objectes que portin bacils de la malaltia. Espanta pensar que hi hagi de governants barroers i irresponsables, que a sobre intenten aguantar el temporal fins que amaini, fins que la gent se n’oblidi del tema i passin a ser amoïnats d'un altre. I si no, els mitjans que els donen suport buscaran persecucions contra ells, com un Mourinho qualsevol. La Premsa estrangera informa del tema sense embuts i el Govern no pot controlar al seu gust, com volia fer el franquisme, expulsant corresponsals estrangers si aquests no parlaven de la presumpta "Reserva Espiritual de Occidente".