QUISOCJO

Loading...

miércoles, 12 de noviembre de 2014

CATALUNYA HA SABIDO HACER UNA CONSULTA CIVILIZADA, AUNQUE NO SEA VINCULANTE CATALUNYA HA SABUT FER UNA CONSULTA CIVILITZADA, TOT I QUE NO SIGUI VINCULANT



Se armó mucho ruido, demasiado, ante lo que parecía el acabóse. Simplemente es algo que se venía alimentando desde hace años, y que Catalunya se ha cansado de repetir como un loro, que ya nos sabemos todos de memoria. La gente ha ido a votar por que quería votar, no como hubiera querido, al ser simplemente una consulta simbólica, con urnas de cartón con aspecto más de microondas que una urna de cualquier elección democrática. Pero que el día que se pueda hacer de verdad, se preparará en condiciones, y Catalunya, como Escocia, aceptará el resultado de la votación, aunque sea el No el ganador.
La gente que iba a votar era como la de cualquier vecino que tenemos en donde vivimos. Si dicen que ven gente salvaje que les va a dar una paliza si no votan lo que ellos quieren, o han visto demasiadas películas de Scorsese o en donde viven las cosas se resuelven a tortazo limpio.
Cuando ocurre algo así, siempre hay un motivo claro, nunca es por supuestos delirios de grandeza de alguien que quiere ser el novio en las bodas o el muerto en los entierros (lo digo así por la tendencia de algunos a usar frases hechas para describirlo todo). Catalunya creía que la España que se había librado del franquismo sería como el resto de Europa, civilizada y moderna, pero no ha sido así, y aunque ha hecho grandes progresos, evolucionar en pocas décadas lo que no había hecho en varios siglos, aun no ha perdido muchos tics de aquel nefasto Régimen político.
Escocia dio una lección al mundo, juntamente con el Reino Unido, de coherencia, deportividad y colaboración, algo que el Gobierno del PP despreció con aires de superioridad, como uno de sus miembros que insultó a David Cameron como si dijeran “Es que no tiene lo que hay que tener”. Los escoceses aceptaron el resultado de su consulta. Claro que Catalunya tenía una ventaja sobre Escocia, y es que tiene una industria más desarrollada, las mujeres tienen más derechos (por lo de que las escocesas votaron No mayoritariamente) y es más abierta al mundo.
Jordi Évole, una vez más, ha demostrado en su programa “Salvados” que esa Catalunya violenta no existe, mostró a dos políticos antagónicos como David Fernández (CUP) y Albert Rivera (C’s) hablando amigablemente entre sí aunque en el Parlament se digan de todo (incluso que Rivera puede ir vestido de otra forma que no sea de pijo), o cómo en Castelldefels, donde gobierna uno de los dos alcaldes del PP en grandes ciudades catalanas, convivían los del No con los del Sí, e incluso mostraba que no se persigue a gente que no hable catalán, otra trola que hace mucho daño.
En la entrevista de Évole a Lluís Llach, el veterano cantautor se mostró siempre claro y rotundo en lo que dice, como casi siempre que le he escuchado, como que “Creía que la España de después del franquismo sería mejor que aquella, pero no fue así”. No es nada descabellado lo que decía ayer, habría que reflexionar. Busquen la entrevista en Internet y véanla.
Hoy, Catalunya continuará con su vida cotidiana, con sus problemas, con sus ilusiones (que incluso en momentos de crisis profunda como la actual las hay) y con sus anhelos. Pero con su manera de pensar propia. O aún están a tiempo de que piense de otra manera, pero no se la puede forzar.
¿Le gustaría a España que la forzaran a actuar como quieren otros desde fuera, como está pasando desde hace muchos meses? Y no me refiero a Catalunya, sino a Alemania.

CATALUNYA HA SABUT FER UNA CONSULTA CIVILITZADA, TOT I QUE NO SIGUI VINCULANT


Es va fer molt de soroll, massa, davant d’allò que semblava el súmmum. Simplement és una cosa que es venia alimentant des de fa anys, i que Catalunya s'ha cansat de repetir com un lloro, que ja ens sabem tots de memòria. La gent ha anat a votar perquè volia votar, no pas com hagués volgut, en ser simplement una consulta simbòlica, amb urnes de cartró amb aspecte més de microones que no pas una urna de qualsevol elecció democràtica. Però que el dia que es pugui fer de debò, es farà en condicions, i Catalunya, com a Escòcia, acceptarà el resultat de la votació, encara que sigui el No el guanyador.
La gent que anava a votar era com la de qualsevol veí que tenim on hi visquem. Si diuen que hi veuen de gent salvatge que els donarà una pallissa si no voten allò que ells volen, aleshores, o han vist massa pel·lícules de Scorsese, o potser on viuen les coses es resolen a mastegots.
Quan passa una cosa així, sempre hi ha un motiu clar, mai no és per suposats deliris de grandesa d'algú que vol ser el xicot als casaments o el mort als enterraments (ho dic així per la tendència d'alguns a fer servir de frases fetes per a descriure tot). Catalunya creia que l'Espanya que s'havia tret de sobre el franquisme seria com la resta d'Europa, civilitzada i moderna, però no ha estat així, i tot i que ha fet grans progressos, és a dir, que va evolucionar en poques dècades quan no ho havia fet en molts segles, encara no ha perdut gaire tics d'aquell nefast Règim polític.
Escòcia va donar una lliçó al món, juntament amb el Regne Unit, de coherència, esportivitat i col·laboració, una cosa que el Govern del PP va menysprear amb aires de superioritat, com un dels seus membres, que va insultar David Cameron com si diguessin "És que no té allò que cal tenir". Els escocesos van acceptar el resultat de la seva consulta. És clar que Catalunya tenia un avantatge sobre Escòcia, i és que té una indústria més desenvolupada, les dones tenen més drets (per allò de que les escoceses van votar No majoritàriament) i és més oberta al món.
Jordi Évole, un cop més, ha demostrat al seu programa "Salvados" que aquesta Catalunya violenta no existeix, va mostrar-nos dos polítics antagònics com David Fernández (CUP) i Albert Rivera (C's) xerrant amigablement entre ells, tot i que al Parlament es diguin de tot (fins i tot que Rivera pot anar vestit d'una altra manera que no sigui de pijo), o com a Castelldefels, on hi governa un dels dos alcaldes del PP en grans ciutats catalanes, hi convivien els del No amb els del Si, i fins i tot hi mostrava que no es persegueix a gent que no parli català, una altra bola que ens fa molt de mal.
En l'entrevista d'Évole a Lluís Llach, el veterà cantautor es va mostrar sempre clar i català en allò que diu, com gairebé sempre que li he sentit, com que "Hi creia que l'Espanya de després del franquisme seria millor que no pas aquella, però no va ser així". No és gens esbojarrat el que deia aleshores, en caldria reflexionar. Busqueu l'entrevista a Internet i Veieu.
Avui, Catalunya continuarà amb la seva vida quotidiana, amb els seus problemes, amb les seves il·lusions (que fins i tot en moments de crisi profunda com l'actual n'hi ha) i amb els seus desitjos. Però amb el seu propi tarannà. Encara són a temps, a Espanya, que Catalunya hi pensi d'una altra manera, però no se la pot forçar.
Que li agradaria a Espanya que la forcessin a actuar com volen d’altres des de fora, com està passant des de fa molts mesos? I no parlo de Catalunya, parlo d’Alemanya.




CRÓNICA DE UNA OBSESIÓN DE PSIQUATRA DE LA EXTREMA DERECHA (Y OTROS) CONTRA TODO LO CATALÁN CRÒNICA D'UNA OBSESSIÓ DE PSIQUATRA DE L'EXTREMA DRETA (I D’ALTRES) CONTRA TOT ALLÒ QUE ÉS CATALÀ


TRADUCCIÓN: ¿Pero qué es eso de poner fronteras nuevas, así por las buenas? / ¡Las fronteras establecidas son sagradas por que están hechas con cañonazos! / ¡Ole tus huevos!


Todo empezó el 11 de Septiembre de 2013, en la Librería Blanquerna de Madrid, que se encuentra en la calle de Alcalá, no lejos de la Plaza de la Cibeles y enfrente mismo del Círculo de Bellas Artes. Es una librería a la que voy yo a comprar con mucha frecuencia, pues pertenece a la Generalitat catalana y vende libros escritos y traducidos al catalán.
Se celebraba la Diada Nacional de Catalunya, y en la planta baja de la librería se encontraban diputados catalanes en el Parlamento español y mucha gente invitada o que entraba a comprar libros. Todo normal.
Pues no es que sonara el tema principal de John Williams para “Tiburón”, ni el de Bernard Herrmann para “Psicosis” (la del asesinato en la ducha, claro), ni tampoco el de Jerry Goldsmith para “La profecía” (el “Ave Satani”, con esos coros religiosos cantando en latín un himno que en realidad es satánico), pero ocurrió algo repentino que cambió radicalmente el ánimo de la gente presente. Y cualquiera de esas músicas no hubiera desentonado nada para lo que ocurriría.
Varios individuos de aspecto siniestro, unos con la cara tapada y otros descubierta, entran en la librería pegando gritos, amenazando a los presentes, destrozando la bandera catalana que había allí, rompiendo varios cristales y peleándose con varios diputados.
Todo lo grabaron cámaras de televisión y de gente presente, se ha visto en todas partes y se identificaron a aquellos salvajes. Fueron detenidos y juzgados, pero (esto es lo que más me fastidia) sólo recibieron multas ridículas.
Un año después, la librería ha tomado medidas de seguridad para evitar nuevos ataques vandálicos. Y más aún cuando Artur Mas comparece allí para una rueda de Prensa después de hablar en la Moncloa con Mariano Rajoy. Me acerqué por allí a ver qué pasaba, y aunque veía algunos fachas con camisa azul de la Falange para manifestarse, pensé que no pasaría nada, que todo estaba controlado. Incluso entré en la librería para comprar algo y me fui cinco minutos después a casa.
Ya en casa, miro Twitter y veo que alguno de esos fachas consiguió burlar las medidas de seguridad y se presentó desafiante ante Artur Mas en plena rueda de Prensa. Al President no le tembló el pulso y no hizo caso a los ademanes de machito ridículo del energúmeno que le amenazaba. Pensé que la extrema derecha tiene una obsesión con lo catalán y lo ha convertido en su deporte favorito, como lo de los gladiadores en el circo romano con los esclavos cristianos.
Casi dos meses después, pocos días antes del 9-N, que parece que tampoco se podrá celebrar como estaba previsto de la nueva manera, los partidos pro consulta catalana celebrarán una reunión en el Ateneo madrileño, lugar donde tuve la suerte de que hace meses pusieron un documental sobre la matanza de un pueblo del Norte francés donde hace 70 años se refugiaban exiliados españoles y catalanes. Los nazis fusilaron a los hombres y quemaron vivas a mujeres y niños prendiendo fuego a una iglesia en donde los encerraron. Algo que Francia, por cierto, siempre ha admitido y enseña a sus niños que nunca debe volver a ocurrir, al contrario que aquí.
Con el mismo espíritu de tolerancia del Ateneo, diputados como Joan Tardà (ERC) o David Fernández (CUP), entre otros, acuden allí. Nuevamente se subestimó el poder de organización de la extrema derecha en cuanto a formar jaleo, insultar a quienes no piensan como ellos y que sus miembros se comporten como quien maltrata a mujeres indefensas: las medidas de seguridad se limitaban a unos dos o tres policías de paisano.
Llegó no diré un ejército de fachas, sino casi una treintena de ellos. Esta vez no hubo destrozos, pero la actitud de esta gentuza, por que no se les puede llamar de otra manera, no tiene nada de noble. Así nunca conseguirán el apoyo que quieren, los votos que quieren, la “adhesión inquebrantable” que desean con la misma obsesión que un enamorado se obsesiona con otra persona, incluso por métodos de loco peligroso.
Catalunya demuestra que es un país civilizado, y si va contra esa gente, lo hará con métodos legales, sin violencia. No tendrán esa guerra civil que tanto anhelan los de la Falange. No han salido de la Edad Media en ese tipo de costumbres. Desentonarían incluso en la serie “Juego de Tronos”, donde los que mejor caen son el hombre enano y las meretrices.
Pero eso no es todo: el Domingo apareció en “El País” un artículo firmado por Ignacio Vidal-Folch titulado “TV3 fuerza la máquina”, hablando sobre la TV pública catalana y su estado actual para el articulista.
En todo el artículo no hay una sola mención positiva sobre TV3, a la que califica de canal televisivo manipulado, chauvinista, xenófobo e incluso sutilmente racista, con detalles más propios de un turista que llega a un país extranjero sin saber nada de la cultura local.
No diré que sus informativos sean imparciales, las TV públicas del Estado español, sean cuales sean, han sufrido manipulaciones de los Gobiernos de turno, pero la calidad general de la programación de TV3 es de más calidad que la de muchas cadenas españolas, si la miramos con objetividad, y me refiero a programas que no sean telediarios.
Por que el articulista, comentando uno de los programas más populares de TV3, “El convidat” (El invitado), donde su presentador, Albert Om, va cada semana a la casa de un catalán famoso a convivir con él dos días y hacerle una entrevista en profundidad, al hablar de su entrevista a Lluís Llach y citar que tiene un criado senegalés (Llach pasa largas temporadas en el país africano donde tiene una ONG), hay un momento que parece querer presentar, sutilmente, a Llach como racista o colonialista, o recordando la homosexualidad del cantante, diciendo sobre el criado: “Tranquilos, que él está casado y tiene hijos”.
En su afán por presentar a TV3 como el infierno, dice horrorizarse con el reportaje de “Sense ficció” sobre las relaciones entre Francisco Franco y el Real Madrid, que ya comenté aquí el mes pasado, y que sólo hablaba sobre algo que en Catalunya se habla desde hace generaciones, sin obtener respuesta.
TV3 siempre ha tenido un estilo específico, lo que pasa es que no ha sido nunca comprendido desde Madrid, casi como los de la América profunda y puritana que nunca comprendieron que Francia no condene al infierno a quienes cometan adulterio o engañen a sus parejas con otras, como François Hollande hace meses.
TV3, uno de sus grandes méritos, ha sido el de haber hecho series de mucha calidad, algunas de ellas vendidas a televisiones extranjeras con buenas opiniones de ellas, como “Pulseras rojas” (que ha tenido remakes en EEUU, Italia o Rusia, aparte de haber sido emitida la serie original en Francia, Finlandia, Argentina, etc.), “Tres estrelles” (la genial serie cómica de El Tricicle, humor universal comprendido en todo el mundo) y muchas otras.
Incluso el estilo actual de las telenovelas españolas se debe a TV3, que hace justo 20 años estrenó su primer culebrón, “Poblenou”, luego emitido doblado al español como “Los mejores años” en Antena 3 TV, que rompía con los modelos latinoamericanos para inspirarse en los europeos, con unos diálogos que quizá chocaban a los espectadores españoles, ya que parecían más de una película francesa de Éric Rohmer, con diálogos con tonos intelectuales en más de una ocasión, incluso dichos por personajes aparentemente no muy cultos, que una típica serie española donde se dice un taco cada veinte palabras o lo más trascendente que se habla es la alineación del Real Madrid de los tiempos de Di Stefano. Incluso rompió ésta serie los tópicos sobre homosexuales, al presentar dos personajes de esta orientación sexual de ademanes varoniles, nada amanerados, ni ridículos, ni tampoco de instintos asesinos. Personajes nobles y tolerantes.
No digo esto último como dando lecciones de hacer series, simplemente es que en Catalunya se habla y se siente de otra manera, quizá por la gran influencia francesa que hay, todos saben que la frontera está a sólo 180 kms. de Barcelona. Por que si al señor Vidal-Folch no le gusta TV3 y cómo ve a España, si viera el cine francés como hago yo, donde en algunas ocasiones, si sale un personaje español, casi siempre lo sacan liado con una francesa (casi nunca con una española) y además sensual y sexualmente activa; sus hijos no hablan español y se visten y maquillan como típicos franceses (sobre todo las hijas, “lolitas” francesas absolutamente seductoras); y las mujeres españolas muchas veces se llevan mal con su marido español y encuentran la felicidad conociendo a un francés (sobre todo como amante, en todos sus aspectos positivos), a ver qué haría él, si exigiría suprimir la cuota de cine europeo en España para que así no llegue más cine del país vecino.

CRÒNICA D'UNA OBSESSIÓ DE PSIQUATRA DE L'EXTREMA DRETA (I D’ALTRES) CONTRA TOT ALLÒ QUE ÉS CATALÀ


Tot va començar l'11-S de 2013, a la Llibreria Blanquerna de Madrid, que es troba al carrer d'Alcalá, no lluny de la plaça de la Cibeles i davant mateix del Cercle de Belles Arts. És una llibreria a la qual hi vaig jo a comprar molt sovint, ja que pertany a la Generalitat i ven llibres escrits i traduïts al català.
S’hi celebrava la Diada Nacional de Catalunya, i a la planta baixa de la llibreria hi eren diputats catalans al Parlament espanyol i molta gent convidada o que hi entrava a comprar llibres. Tot normal.
Doncs no és que es sentís el tema principal de John Williams per "Tauró", ni tampoc el de Bernard Herrmann per a "Psicosi" (la de l'assassinat a la dutxa, per descomptat), ni tampoc el de Jerry Goldsmith per "La profecia" (l’"Ave Satani ", amb aquests cors religiosos cantant en llatí un himne que en realitat és satànic), però va passar una cosa sobtada que va canviar radicalment l'ànim de la gent present. I qualsevol d'aquestes músiques no hi hagués desentonat gens per allò que passaria.
Diversos individus d'aspecte sinistre, uns amb la cara tapada i d’altres descoberta, hi entren a la llibreria escridassant, amenaçant als presents, destrossant la bandera catalana que hi havia, trencant diversos vidres i barallant-se amb alguns diputats.
Tot el van gravar càmeres de televisió i de gent present, s'ha vist a tot arreu i es van identificar aquells salvatges. Van ser detinguts i jutjats, però (això és el que més em fa fàstic) només van rebre de multes ridícules.
Un any després, la llibreria ha pres mesures de seguretat per evitar nous atacs vandàlics. I més encara quan Artur Mas hi compareix per a una roda de Premsa després de xerrar a la Moncloa amb Mariano Rajoy. M’hi vaig acostar, a veure què passava, i encara que hi veia alguns fatxes amb camisa blava de la Falange per manifestar-se, vaig pensar que no passaria res, que tot estava controlat. Fins i tot vaig entrar a la llibreria per comprar alguna cosa i me'n vaig anar cinc minuts després cap a casa.
Ja a casa, miro el Twitter i veig que algun d'aquests fatxes va aconseguir escurçar les mesures de seguretat i es va presentar tot desafiant davant Artur Mas en plena roda de Premsa. Al President no li va tremolar el pols i no va fer cas als gestos de mascle ridícul del energumen que l'amenaçava. Vaig pensar que l'extrema dreta té una obsessió amb d’allò més català i l'ha fet el seu esport favorit, com el dels gladiadors al circ romà amb els esclaus cristians.
Gairebé dos mesos després, pocs dies abans del 9-N, que sembla que tampoc es podrà celebrar com estava previst de la nova manera, els partits pro consulta catalana hi celebraran una reunió a l'Ateneu madrileny, lloc on vaig tenir la sort que fa mesos van posar un documental sobre la matança dins un poble del Nord francés, on fa 70 anys es refugiaven exiliats espanyols i catalans. Els nazis van afusellar als homes i van cremar vives a dones i nens, calant foc a una església on els hi van tancar. Una cosa que França, per cert, sempre ha admès i ensenya als seus nens que mai no ha de tornar a passar, ben al contrari que aquí.
Amb el mateix esperit de tolerància de l'Ateneu, diputats com Joan Tardà (ERC) o David Fernández (CUP), entre d'altres, hi van. Novament es va subestimar el poder d'organització de l'extrema dreta pel que fa a fer xivarri, insultar als que no pensen com ells i que els seus membres es comportin com qui maltracta dones indefenses: les mesures de seguretat es limitaven a uns dos o tres policies de paisà.
Va arribar-hi, no diré un exèrcit de fatxes, sinó gairebé una trentena d'ells. Aquest cop no hi va haver destrosses, però l'actitud d'aquesta gentussa, perquè no se'ls pot anomenar d'una altra manera, no té gens de noble. Així, mai no aconseguiran el suport que volen, els vots que volen, la "adhesión inquebrantable" que volen, amb la mateixa obsessió que un enamorat s'obsessiona amb una altra persona, fins i tot per mètodes de boig perillós.
Catalunya demostra que és un país civilitzat, i si va contra aquesta gent, ho farà amb mètodes legals, sense cap violència. No tindran aquesta guerra civil que tant desitgen els de la Falange. No han sortit de l'Edat Mitjana en aquesta mena de costums. Desentonarien fins i tot en la sèrie "Joc de Trons", on els que millor cauen són l'home petit i les meretrius.
Però això no és tot: el Diumenge va aparèixer a "El País" un article signat per Ignacio Vidal-Folch titulat "TV3 força la màquina", parlant sobre la TV pública catalana i el seu estat actual per l'articulista.
En tot l'article no hi ha cap menció positiva sobre TV3, a la qual qualifica de canal televisiu manipulat, xovinista, xenòfob i fins i tot subtilment racista, amb detalls més propis d'un turista que hi arriba a un país estranger sense saber res de la cultura local.
No diré que els seus informatius siguin imparcials, les TV públiques de l'Estat espanyol, siguin quins siguin, han patit manipulacions dels governs de torn, però la qualitat general de la programació de TV3 és de més qualitat que no pas la de moltes cadenes espanyoles, si ens la mirem amb objectivitat, i em refereixo a programes que no siguin telenotícies.
Perquè l'articulista, tot comentant un dels programes més populars de TV3, "El convidat", on el seu presentador, Albert Om, va cada setmana a casa d'un català famós a conviure amb ell dos dies i fer-li una entrevista en profunditat, en parlar de la seva entrevista a Lluís Llach i dir que té un criat senegalès (en Llach hi passa llargues temporades al país africà, on té una ONG), hi ha un moment que sembla voler presentar, subtilment, en Llach com a racista o colonialista , o tot recordant-se de l'homosexualitat del cantant, dient sobre el criat: "Tranquils, que ell està casat i té fills".
En el seu afany per presentar a TV3 com l'infern, diu horroritzar-se amb el reportatge de "Sense ficció" sobre les relacions entre Francisco Franco i el Reial Madrid, que ja vaig comentar aquí el mes passat, i que només hi parlava sobre una cosa que a Catalunya es parla des de fa generacions, sense obtenir cap resposta.
TV3 sempre ha tingut un estil específic, el que passa és que no ha estat mai comprès des de Madrid, gairebé com els de l'Amèrica profunda i puritana que mai no van comprendre que França no condemni a l'infern els que facin el salt a les seves parelles amb d’altres, com François Hollande fa mesos.
TV3, un dels seus grans mèrits, ha estat el d'haver fet sèries de molta qualitat, algunes d'elles venudes a televisions estrangeres amb bones opinions d'elles, com "Polseres vermelles" (que ha tingut remakes als EUA, Itàlia o Rússia, a més de que ha sigut emesa la sèrie original a França, Finlàndia, Argentina, etc.), "Tres estrelles" (la genial sèrie còmica de el Tricicle, humor universal comprès a tot arreu) i moltes altres.
Fins i tot l'estil actual de les telenovel·les espanyoles es deu a TV3, que fa tot just 20 anys va estrenar el seu primer culebró, "Poblenou", després emès doblat a l'espanyol com a "Los mejores años" a Antena 3 TV, que trencava amb els models llatinoamericans per inspirar-se en els europeus, amb uns diàlegs que potser xocaven als espectadors espanyols, ja que semblaven més d'una pel·lícula francesa d'Éric Rohmer, amb diàlegs amb tons intel·lectuals en més d'una ocasió, fins i tot aquests per personatges aparentment no gaire cultes, que no pas una típica sèrie espanyola on es diu un renec cada vint paraules o el més transcendent que es parla és l'alineació del Reial Madrid als temps de Di Stefano. Fins i tot va trencar aquesta sèrie els tòpics sobre homosexuals, en presentar dos personatges d'aquesta orientació sexual de posats virils, gens amanerats, ni ridículs, ni tampoc d'instints assassins. Personatges nobles i tolerants.
No dic això últim com donant lliçons de fer sèries, simplement és que a Catalunya es parla i se sent d'una altra manera, potser per la gran influència francesa que n’hi ha, tothom sap que la frontera hi és a 180 kms. de Barcelona. Perquè si al senyor Vidal-Folch no li agrada TV3 i com veu aquesta l’Espanya, si veiés el cinema francès com faig jo, on sovint, si surt un personatge espanyol, gairebé sempre el treuen embolicat amb una francesa (gairebé mai amb una espanyola) i a més, sensual i sexualment activa; els seus fills no parlen espanyol i es vesteixen i maquillen com a típics francesos (sobretot les filles, "lolites" franceses del tot seductores); i les dones españoles, molt sovint hi tenen una mala relació amb el seu marit espanyol i troben la felicitat coneixent un francès (sobretot com amant, amb tots els seus aspectes positius), a veure què faria ell, si exigiria suprimir la quota de cinema europeu a Espanya perquè així no hi arribi més cinema del país veí.





PEDRO JOTA RAMÍREZ Y SUS SIETE PECADOS CAPITALES



Érase una vez un periodista tan importante, tan importante, y tan bueno, tan bueno, que podría haber escrito él solo todos los artículos y columnas de un periódico, pues nadie como él sabía encontrar el punto justo, la justa belleza de cada renglón, de cada sílaba, del punto justo de la frase exacta que iba a atraer la mirada del lector, habitual o no del periódico.
Parece un dios, pues sólo un dios podría ser perfecto, pero no, no es ningún dios. O él mismo se cree lo contrario. Me refiero al periodista Pedro José Ramírez, más conocido por Pedro Jota, el de los tirantes, que en esto sucedió a Manuel Fraga, y los convirtiera en parte de su personalidad, como Groucho Marx con su bigote pintado y su cigarro puro, o Woody Allen con sus gafas de pasta, o Pablo Iglesias (el de Podemos) con su coleta. Es decir, nadie más terrenal que cualquiera de nosotros, nada divino ni celestial.
Cuando dirigía Diario 16, su estilo periodístico era sensacionalista, un estilo de Prensa casi inexistente en España. Cada dos por tres se metía en líos por artículos con tonos escandalosos, que en aquella España que aun salía del anticuado puritanismo franquista no sentaba nada bien. Se recuerda que el diario fue secuestrado más de una vez por publicar determinados artículos de investigación, como uno que hablaba de investigaciones posteriores al 23-F, con ilustraciones en portada de implicados.
Al llegar Felipe González al poder, al principio le apoyaba, pero luego se enfadó con él y se convirtió en su principal enemigo periodístico. En 1986 fue defenestrado de la dirección de Diario 16, culpando de ello al Presidente socialista, y se fue jurando de todo, asegurando que haría un nuevo periódico.
En 1989 lo consiguió, fundar un nuevo periódico, El Mundo. Y poco a poco fue creciendo mientras Diario 16 agonizaba hasta su desaparición. Apoyó a José María Aznar cuando era el candidato del PP para Presidente y con cada vez más votos. Y cuando la tragedia del 11 Marzo 2004, ahí empezó su show Pedro Jota, sus cientos de portadas acusando a ETA de haber cometido aquellos atentados, aunque al final incluso Bush reconoció que sólo fue Al Qaeda. Nos aprendimos de memoria todo lo relacionado con la palabra mágica Titadyne, leíamos toda clase de complots tanto de los servicios secretos marroquíes como de los franceses contra Aznar y el PP para que ganase Zapatero, admirador confeso de Francia. La soberbia de Pedro Jota subía más y más, y llegó a publicar un libro sobre Titadyne y ETA titulado “Yo acuso”, como si se creyera Émile Zola cuando Francia estaba tocada por el caso Dreyfus. Todo esto armó mucho ruido, pero la reiteración en todos estos temas y el descubrimiento de que no pasaba eso lo desacreditó poco a poco.
Tan importante se creía que llegó a publicar una novela ambientada en la Francia post-revolucionaria, invitando al Embajador de Francia en Madrid a la presentación. Sus ansias de creerse Victor Hugo, Flaubert, Dumas o Zola juntos no había donde cogerlas.
Luego llegó el caso Bárcenas, que acertó al denunciarlo, pero Mariano Rajoy le hizo caer y ahora intenta desesperadamente recuperar el poder que creía tener. Su guerra con el nuevo director de El Mundo es cómica, y ya no podrá volver a escribir allí. De los siete Pecados Capitales, Soberbia e Ira van con él (soberbia por sus aires de superioridad y su ira al no ser el centro del Universo), Avaricia por sus ansias de poder, Lujuria por aquel vídeo nunca aclarado… Y de lo de su piscina mallorquina, mejor no hablar.


sábado, 8 de noviembre de 2014

LOS PARADOS QUEREMOS NUESTRO DINERO PARA FORMACIÓN ADMINISTRADO BIEN Y QUE SIRVA PARA ALGO



Como parado de larga duración, al menos desde el 25 Marzo de 2012, aunque luego haya tenido un nuevo empleo entre Julio de 2013 hasta Enero 2014, que como si fuera uno de esos personajes de una novela que recuerda su vida pasada, he ido a varios cursos de formación. También fui cuando aún no tenía el trabajo anterior que me duró unos 12 años. Por que es importante estar formado para un trabajo. Eso se hace incluso para los que ya trabajen, sean cocineros, agentes de seguros o limpiadores. Pero es triste enterarse, viendo el programa “Salvados”, de que es en otros países donde sirve para algo que sigas cursos de formación para algún trabajo.
El programa se dividía en dos partes, primero con los cursos de formación en España y luego acudió a Dinamarca. Allí, Jordi Évole entrevistó a un español que ahora está en el paro, cobra subsidio de paro del Estado danés, pero tiene la condición de que tiene que haber conseguido ir al menos a dos entrevistas de trabajo a la semana, por que si no, perdería el subsidio. Algo que me parece muy bien, yo también contesto a muchas ofertas de trabajo, me leo cientos de ellas cada día, aunque no me llaman para muchas entrevistas. Y lógico es que yo quiero encontrar trabajo. No tengo suficiente con lo que cobro yendo de vez en cuando como público a programas de televisión, ya lo conté aquí más de una vez, cobrando unos 10 € por cada programa, aparte el propio subsidio de paro, cuya cantidad que se cobra no es muy alta.
Los formadores de los parados en España reconocen que tienen pocos medios, aunque antes tenían mucho menos, como aquellos materiales de estudio a base de fotocopias (yo encontré algo así cuando estudié FP I Administrativo en un colegio de adultos entre 1998 y 1999) y todos, incluido Évole, llegan a la conclusión que así no sirve de mucho para que el parado que está siendo formado encuentre trabajo inmediatamente.
En las entrevistas hechas en Dinamarca, se ve la diferencia radical de criterio de cómo se administra esto del paro, la formación de parados e incluso el dinero que se destina a ello. Los expertos consultados dicen que los políticos o quienes sean que hubieran hecho lo mismo de quedarse dinero del presupuesto fraudulentamente (como pasó en España con el escándalo del dinero de los cursos de formación), dimiten inmediatamente, ello es lógico allí, este tipo de chanchullos te marca sin remisión.
La prueba definitiva de esta diferencia de criterio es cuando en la parte final del programa entrevista al Presidente del Parlamento danés, un señor con aspecto de inteligente y buena persona, que cuando Évole le explica lo que pasaba en España con el paro y estos escándalos de corrupción, el presentador de Cornellà de Llobregat veía que estaba poniendo unas caras muy raras, y era lógico, es otra cultura y otra administración, aunque reconocen que de vez en cuando tienen sus problemas de corrupción, pero su Gobierno funciona mejor cuando sale algún corrupto.
Sobre buscar trabajo en Europa, no será fácil, recordemos los casos de algunos españoles pasando hambre en Noruega o los que fueron a Alemania por una oferta de trabajo que era falsa y que les costó mucho salir de esta, como si fuera un drama social del cine europeo, pero real. Que haya más de 140.000 españoles que han emigrado no es por “movilidad exterior”, tipo “como en España no hay nada, y acabarán volviendo”, sino por que aquí no encuentran nada, y si no hay, se van a buscarlo a otro país.




25 AÑOS SIN EL MURO DE BERLÍN, NO SERVÍA NI DE DECORADO DE LA FAMILIA MONSTER






En Agosto de 1961 se construyó un muro que dividía la ciudad de Berlín en dos sectores pertenecientes a dos países distintos, aunque en el fondo eran el mismo país, pero con dos Regímenes políticos muy diferentes.
Desde 1949, Alemania estaba dividida en la RFA (República Federal de Alemania) y la RDA (República Democrática de Alemania). Una capitalista y la otra comunista. Berlín estaba dividida en dos ciudades diferentes, Berlín Oeste y Berlín Este, aunque se podía acceder de la una a la otra por la Puerta de Brandenburgo.
Como muchos habitantes de la RDA y de otros países del Pacto de Varsovia se fugaban a Berlín Occidental para fugarse a Occidente, la mayoría de ellos jóvenes muy preparados y formados, el Gobierno de la RDA decidió construir, con la misma velocidad de la de un concursante de Top Chef preparando un plato, un muro que impedía que se fugaran más, al menos con la misma facilidad de antes.
Mucho se ha escrito sobre lo que representaba el Muro, según el bando político. Los partidarios de la RDA lo definían como “Una barrera contra el imperialismo”. La mayoría de la gente no opinaba así, les parecía una aberración. Pero sólo podía opinarse así en Occidente, por supuesto. Hoy en día, cualquiera lo vería como el que ha montado Israel en Palestina, denominado, igual que el de Berlín, “El Muro de la Vergüenza”.
El Régimen de la RDA, con la inestimable colaboración de su terrible policía política, la Stasi, que vimos tan bien retratada en películas de ficción como “La vida de los otros”, con legiones de espías infiltrados en prácticamente todas las formas de vida social del país, y con micrófonos ocultos en las casas de miles de personas, las cuales, si eran delatadas, acababan en la cárcel o en el más profundo ostracismo, incluso sin posibilidad de encontrar trabajo, y sólo tenían dos posibilidades: huir a Occidente o quitarse la vida. Por ello, mucha gente intentaba pasar el Muro, pero entre 86 y 238 personas murieron al intentarlo, al ser abatidas por la Demokratik Polizei (irónico nombre).
Miles de historias, de artículos, de libros, se han escrito sobre el Muro de Berlín. Sólo algunos nostálgicos desearían reconstruirlo, pero ello no encontraría casi apoyo, más allá de un puñado de gente anacrónica nostálgica de supuestas glorias pasadas.
No diré que el Régimen capitalista que luego se instauró en la RDA al reunificarse Alemania en 1990 sea mejor que el Régimen que había antes, en muchas cosas ha sido contraproducente, incluso la Alemania actual que hace sufrir a los países más débiles económicamente de la Unión Europea, pero tiene la ventaja de que si no te gusta algo, lo puedes decir, incluso hablar mal del capitalismo, como hacemos casi todos, o bien de él, algo que no existía en la RDA, que era, como decía el chiste: “En EEUU, si no me gusta Ronald Reagan, voy a verle y le digo todo lo que me da la gana de Ronald Reagan. En Cuba, si no me gusta Fidel Castro, voy a verle y le digo todo lo que me da la gana… de Ronald Reagan”.
Hoy en día, después de tantos años y viendo aquello con la distancia lógica, ves las fotos del Berlín de entonces con el Muro y ahora sin él, piensas lo que se piensa con sentido común: está mejor la ciudad sin él. Cuando empezó a caer por fin en Noviembre de 1989, el valor simbólico del mismo quedó reducido a un vulgar “souvenir” para turistas, como los sombreros mexicanos que venden algunas tiendas de “souvenirs” de las Rambles barcelonesas. Muchos artistas estuvieron varios años yendo a donde estaba el Muro, o lo que quedaba de él, para llevarse una piedra. Aún se recuerda el reencuentro entre el cineasta Pedro Almodóvar y la actriz Carmen Maura, que dejaron de hablarse después del tempestuoso rodaje de “Mujeres al borde de un ataque de nervios”, y él quería reconciliarse con ella regalándole un pedazo del Muro. Yo no preferiría un regalo así, me gustaría otro “souvenir” cultural alemán, que hay muchos y mejores. El Muro no lo querría ni para usarlo como decorado del sótano de la mansión de la familia Monster, ese donde el Abuelo, un Conde Drácula de gerátrico, hacía sus experimentos del estilo del Profesor Bacterio.
Durante los 28 años de existencia del Muro, algunos políticos de ambas Alemanias intentaron suavizar las duras condiciones de vida de los berlineses que ya no podían ir libremente de un lado a otro, con miles de familias atrapadas en un sitio o en otro y que no se podían ver, casi ni siquiera hablar por teléfono. Willi Brandt, durante muchos años alcalde de Berlín Oeste y luego Canciller de la RFA hasta su dimisión en 1974, fue de los que más luchó en ese sentido, aunque también quería hacer caer el Muro. Y la RDA sólo quería dejar pasar a jubilados a Berlín Oeste, con la condición de que los que huyeron de la RDA volvieran a ella. La RFA se negó a pasar por eso.
Todos recordamos la visita de Kennedy a Berlín Oeste en 1963, en su famosa gira europea, pronunciando su famoso discurso ante el Ayuntamiento, y la frase “Ich bin ein berliner” (Soy un berlinés), que se convirtió en símbolo de la época, en un momento que el propio Kennedy también luchaba por modernizar su propio país, que aunque era una democracia, también tenía sus propios dictadores, los cuales acabaron asesinándolo unos meses después.
El Muro también formaba parte de las alambradas del resto de países del Pacto de Varsovia, y así formaba el tristemente famoso “Telón de Acero”, del cual mejor no hablar, pues el mismo Muro, de menor extensión, ya te da la misma claustrofobia. Los políticos son incapaces de comprender que sus ideas no son las únicas que deben funcionar en el mundo, y los que llegan a maltratar a sus ciudadanos con ellas, no se merecen gobernar. La izquierda aprendió la lección y puede gobernar sin caer en estas aberraciones, igual que la derecha cuando se dejó seducir por el totalitarismo, léase Franco, Hitler o el Mariscal Pétain.
Por ello, cuando la caída del Muro, ya dejaban los guardianes de la RDA que se fuera la gente, pues aquello ya caía de puro viejo, más antiguo que las canciones de Camilo Sesto, y ni ellos mismos creían ya en aquel sistema anticuado. Como el Movimiento 15-M, la gente que se iba al Oeste no era fascista, era gente normal, nada extremista, simplemente no le gustaba lo que le ofrecían en esos países y se iba.
Los únicos recuerdos actuales del Muro son zonas donde se ha dejado como recuerdo histórico, para que no se olvide, junto con algunas torres de vigía, y zonas que hay unos adoquines en el suelo que atraviesan avenidas, parques y calles. Que no se vuelva a repetir.


COMO DICEN EN LAS PELÍCULAS, EL CRIMEN SE PAGA, SEÑORES FRANQUISTAS



Si en este país no se puede condenar el franquismo, en otros que han sufrido algo parecido sí se puede
No sabemos si recibirán la justicia que su admirado Caudillo no recibió en vida, o les pasará como al dictador chileno Augusto Pinochet, que sólo pudo recibir como condena a sus crímenes los meses que pasó retenido en Londres sin poder volver a su país, mientras la Justicia británica decidía si hacía caso al juez Baltasar Garzón y le extraditaban antes a España.
Pero la jueza argentina Servini, pese a las presiones que ha recibido del Gobierno español y los ataques que ha recibido de la Prensa conservadora, ha decidido solicitar que Rodolfo Martín Villa, que con la llegada de la democracia fue Ministro con UCD, y José Utrera Molina, el suegro de Alberto Ruíz Gallardón y Ministro con Franco, sean detenidos para ser juzgados. Estos y 18 personas más, desde inspectores de Policía a políticos menos conocidos.
El suegro del ex Ministro fue el que firmó la sentencia de muerte del anarquista catalán Salvador Puig Antich, ejecutado por garrote vil en Marzo de 1974. Se le conoce por sus ideas ultrafranquistas, por su defensa fanática del anterior Régimen (forma parte de la Fundación Francisco Franco) y recientemente escribió un artículo de loa a Blas Piñar, el líder del Frente Nacional español, al que presentaba como a San Francisco de Asís.
Lo mejor sería que el máximo responsable del franquismo, el general Francisco Franco Bahamonde, fuera el juzgado y condenado, y llevado ante los Tribunales, pero como tuvo la suerte de morir en la cama, no se le puede juzgar. Y pudo permanecer en el poder coincidiendo que con la Guerra Fría entre las dos grandes potencias de su tiempo, EEUU y la URSS, a él los primeros le apoyaban quizá como mal menor, como aliado fiel, al menos cuando el Partido Republicano estaba en el poder (Einsenhower, Nixon y Ford, Presidentes republicanos, visitaron España en visita oficial, lo que nunca hicieron los Presidentes del Partido Demócrata). Le veían como un baluarte contra el comunismo, lo que ayudó a sobrevivir a la dictadura después de la caída del fascismo en Europa.
Eso sí, Franco no soportaba que hubiera en la Casa Blanca un Presidente demócrata, aunque fuera católico como Kennedy, ya que los republicanos le apoyaban, pero se acordaba de Eleanor Roosevelt, la mujer del Presidente de 1933 a 1945, que sostuvo una dura campaña de condena de la dictadura franquista. Llegó incluso a exigir a los americanos que hicieran algo para evitar que no hubiera un Presidente que no fuera del gusto de él, como cuando ganó Kennedy, aunque le dijeron que Jacqueline Kennedy no era tan combativa como Eleanor Roosevelt.
En el PP nunca han condenado firmemente el franquismo, no sólo por que aún queden militantes y simpatizantes suyos que vean al dictador como a un santo y un incomprendido, sino por que crecieron en una época que aun arrastraba las secuelas de la Guerra Civil y que la izquierda política sólo les sugería totalitarismo, asesinatos de curas y Sodoma y Gomorra. Y eso cuesta cambiarlo, aunque con la llegada de la Democracia, se veía miles de personas que cambiaron de chaqueta y pasaron de franquistas de toda la vida a demócratas d. t. l. v.
La Transición española fue ejemplar, quizás por que hacía falta rehacer el país después de tantas décadas de totalitarismo, sin rencores y mirando hacia adelante. No hubiera servido de nada levantar juicios sumarísimos contra los franquistas, al haber, como dije antes, fallecido su principal líder y sus subalternos de 1939. Sirvió muy bien para cicatrizar heridas, y ahora que ya están cerradas se puede empezar a poner las cosas en su sitio, pues los franquistas siguen viendo a su Caudillo como un icono.
También sirvió a países que salían de largas dictaduras, como los de los países del Este o Sudáfrica, al no poderse juzgar a los responsables de la fundación de aquellos Regímenes, ya muertos de viejos.
Pero los crímenes que hubo durante el franquismo fueron tan brutales, tan horribles, tan detestables, que quien quiera justificarlos miente. Y hace reír cualquier pretexto, como cuando oyes a algún franquista decir que España era marginada del concierto internacional “…Por la envidia de otras naciones”.
Y tampoco ha servido de nada que el nuevo Diccionario Enciclopédico haya sido manipulado por historiadores que están obsesionados con que Franco sea visto por las nuevas generaciones como un héroe, y de que totalitario nada, que eso son calumnias y que él fue como Jesucristo, los Doce Apóstoles y todos los santos del Santoral juntos. Quieren hacer lo mismo que con Napoleón en Francia, pero el Emperador tuvo más mano derecha (nunca mejor dicho) que el Caudillo, y no nos olvidemos de que él sí fue juzgado en vida, al menos pagó sus excesos como gobernante con su exilio en Santa Elena.
Una frase que oímos mucho en las películas, al menos en el cine negro americano clásico, es que el crimen se paga. Y en aquellas eso era seguro, pues así lo exigía el Código Hays de censura, que exigía que el pecado, fuera cual fuera, debía de ser castigado. Pues los crímenes (en plural) del franquismo serán castigados, o esperamos que lo sean en los libros de Historia.
Y que tanto Martín Villa como Utrera y los demás imputados, no se crean que con el tiempo se les verá como los buenos, como si fueran Roman Polanski, al cual incluso la mujer que sufrió lo que sufrió por culpa suya pide el indulto.


GANÓ EL PRIX GONCOURT UNA NOVELA SOBRE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA



Una escritora desconocida en nuestro país, pero que es una de las miles de personas nacidas en otro país cuyos padres o abuelos nacieron aquí. Lydie Salvayre (apellido auténtico, Arjona) es hija de republicanos exiliados, él andaluz y ella catalana, nacida en el Sur de Francia en 1948. Ha publicado veinte libros que han sido traducidos a veinte lenguas. Ha ganado el muy prestigioso Premio Goncourt, el más importante premio literario francés, con una novela que tiene un cierto tono autobiográfico, titulada “Pas pleurer” (No llorar), donde una anciana de 90 años llamada Montse cuenta a la narradora de la novela su vida, centrándose en la vida de la entonces quinceañera Montse que vivía en Barcelona cuando estalló la Guerra Civil. Una Barcelona que vivía una revolución anarquista que lo invadía todo, y ella se enamoró de un francés que le cambiaría la vida. No cuento más, mejor leer la novela cuando llegue.
Montse es precisamente el nombre de la madre de Lydie, que también hace que salga en su novela el escritor Georges Bernanos, monárquico convencido, católico y muy conservador (era amigo de un ultraderechista francés de la época) hasta que fue testigo de la brutal represión del Ejército franquista en Mallorca, ya que él residía allí desde 1934. Al principio simpatizaba con los sublevados, pero al ver cómo trataban a la población local que no fuera de sus ideas, Bernanos sufrió un shock en sus ideas tanto políticas como religiosas, al menos como las entendía hasta entonces.
Bernanos contó sus experiencias de aquellos terribles días en “Les grands cimetières sous la Lune” (Los grandes cementerios bajo la Luna), denunciando no sólo el trato infame de los franquistas a la gente que fusiló sino la condescendencia del clero local, algo que enfureció a alguien tan creyente como Bernanos. Tuvo al poco tiempo que abandonar Mallorca y volver a Francia, ya que Franco puso precio a su cabeza. Tampoco gustó su libro a la derecha de su país, sobre todo a Action Française, Movimiento con el cual ya había roto cualquier relación en 1932.
Muchos más detalles interesantes cuenta Lydie Salvayre en su novela, que aparecerá en nuestro país, en ediciones en castellano o en catalán, publicada por Anagrama, el otoño de 2015. Otras novelas de ella, que empezó a publicar a partir de finales de la década de 1970, podemos destacar “La déclaration” en 1990, “La compagnie des spectres” (La compañía de los espectros) en 1997 (su primer libro que recibe un premio importante, el Prix Novembre), “Les belles âmes” (Las bellas almas) de 2000 ó “7 Femmes” (7 Mujeres) de 2013, donde hablaba de siete mujeres escritoras importantes en la Literatura mundial, desde Emily Brontë a Sylvia Plath, pasando por Colette. Algunas de sus novelas fueron adaptadas para el teatro, como algunas de las citadas anteriormente.
Su infancia fue en una zona de refugiados españoles cercana a Toulouse, donde su lengua materna todavía no era el francés, aunque cuando se interesó por la Literatura empezó a serlo. Se licenció en Letras Modernas en la Universidad de aquella ciudad del Sur de Francia, antes de entrar en 1969 en la Facultad de Medicina y se especializó en Psiquiatría, trabajando varios años en la clínica Bouc-Bel-Air de Marsella. Cuando ella cumple 30 años es cuando empieza a publicar en una revista literaria de Aix-En-Provence y de Marsella.
Ella es muy respetada en Francia, igual que lo fue Jorge Semprún y el padre de Manuel Valls, que era pintor. Allá se mima a la gente de la Cultura.



LA POBREZA NO DEBERÍA SER DELITO, SI NO, EL TERCER MUNDO AL COMPLETO ESTARÍA EN PRISIÓN



Hace meses, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, amenazó con multar con 750 € a los pobres que hurgaran en los contenedores de basura para poder comer, ante la imposibilidad de ganar dinero honradamente para comprar comida para ellos y para sus familias, si las tenían.
Cuando hacen ellos eso, es por necesidad, aunque se arriesgan a pillar multitudes de enfermedades por coger alimentos mezclados con otros ya en mal estado, putrefactos o caducados hace mucho tiempo. Antes eso que robar.
Pues eso no les parece bien a los alcaldes de algunas otras ciudades, como ahora Sevilla, que parecen acordarse de aquella nefasta Ley de Vagos y Maleantes (sí, han leído bien) que existía en los finales del franquismo y que enviaba a la cárcel a cualquier mendigo. Ya lo recordaba de los cómics españoles de la época, cuando aparecía cualquier policía enviando al protagonista a estar entre rejas si le pillaban pidiendo limosna.
Por lo visto, piensan que gente haciendo eso perjudica la imagen de la ciudad y vienen menos turistas. Con miseria o sin ella, vienen los turistas igual, señores, vean ejemplos como Bangkok o la India, que fascinan al turista extranjero sin importarles la pobreza extrema de la mayoría de sus habitantes. Lo que ahuyenta el turismo sería que hubiera demasiados robos, sobre todo a los turistas.
El alcalde de Sevilla, José Ignacio Zoido (PP), ha subido la multa que proponía Botella en Madrid y llega a 790 €. No sé si sabrá el señor alcalde que Jesús de Nazaret vestía como un pobre, se encontraba más a gusto entre gente pobre y sencilla que entre los ricos, a los que acertadamente advertía con la frase “Antes pasará un camello por el ojo de una aguja que un rico entre en el Reino de los Cielos”.
Esto lo digo sin querer caer en ningún momento en demagogias, pues ya conocemos que las diferencias entre ricos y pobres caen también en que a los segundos les encantaría ocupar el lugar de los primeros o llegar a ser como ellos. No obstante, se olvidan ciertos políticos de la tragedia que atraviesa la gente honrada de clase baja que no tiene trabajo. Se les ha demonizado obsesivamente diciendo que no quieren trabajar y no lo harán hasta que se les acabe el subsidio. Falso. Nadie puede vivir como un rey con 700 € al mes (como máximo), sobre todo si tienes facturas o deudas que pagar. Yo mismo lo sé por propia experiencia, y para vivir aceptablemente, hay que trabajar, ganando un sueldo digno y suficiente, claro.
Y la corrupción masiva, como las “tarjetas black” que han salpicado incluso a la izquierda más solidaria con los pobres (Izquierda Unida), ha desencantado aún más a la ciudadanía. Tampoco haré demagogia con esto, ya oído miles de veces que casi lo hemos aceptado con resignación, al no salir casi nadie que lo remedie y encima algunos que decían que acabarían con la corrupción eran ellos mismos unos corruptos mil veces peores. El peor ejemplo lo tuvimos en el fallecido Jesús Gil, ex Presidente del Atlético de Madrid y alcalde de Marbella con más del 80 % de los votos, que incluso extendió su poder a otros Ayuntamientos como Estepona y Ceuta, para acabar sembrando una red de corrupción y especulación que deja en inofensiva la actual de Granados y otros políticos detenidos en la Operación Púnica.
El Tercer Mundo está poblado de países con pocos recursos, con poco dinero también, no por que nunca lo hayan tenido, sino por que los países europeos que los colonizaron les quitaron sus recursos naturales (minería, materias primas, alimentación, etc.) y cuando se independizaron, pudieron seguir a su manera, pero sin la fuerza y la competitividad que sí tiene cualquier país europeo puntero. Zoido, por esa regla de tres, les tendría que multar a todos sus habitantes por pasarlas canutas para poder comer algo durante el día, con esos niños esqueléticos que cada día mueren miles por hambre. Pero esos dirigentes políticos les siguen viendo con el paternalismo de la gente del Primer Mundo. Hace poco pusieron en La 2-TVE un reportaje del NO-DO de 1951, donde mostraban cómo se trabajaba en la Guinea Española (actual Guinea Ecuatorial). El narrador justificaba que sólo los blancos mandaran allí, pues parece ser que para ellos, los negros estaban incapacitados para gobernar como debía ser.
Ese reportaje es muestra de una época en donde se pensaba de una manera que hoy en día nos da vergüenza ajena, pues pocos pensarían mal ahora de los africanos como gobernantes de sus países y reconocerían que el hombre blanco se portó muy mal con ellos. Los misioneros cristianos, presentes en todos esos países, y en condiciones casi siempre duras, por falta de medios e incluso sufriendo hostilidad por parte de los poderosos locales, han avisado miles, millones de veces sobre qué debe hacerse con los pobres de esos países, pero como decía Jesús, sólo se da a los pobres lo que a uno le sobra.


UNA COMPAÑÍA TEATRAL DISTRIBUYE REVISTAS PORNO PARA PAGAR SÓLO 4 % IVA EN VEZ DEL 21 %





La nefasta idea de subir el IVA dedicado a la Cultura en general (cines, teatros, museos…) provocó el cierre de numerosos cines en todo el país, y aunque ahora parece que la gente ya va de nuevo en masa a ver películas a las salas, sin referirme a las promociones tipo Fiesta del Cine ni tampoco los descuentos que hacen los Cines Renoir (por cada entrada que pagues te dan un vale para que sólo te cueste 5,50 € la próxima vez que vayas, en un plazo máximo de diez días).
Pero el Teatro no tiene la misma promoción en los medios de comunicación que tiene el Cine, hace años que no se emite casi nunca una obra teatral en televisión. Lejos quedan aquellos “Estudio 1” de TVE, donde veíamos cientos de obras teatrales de autores españoles y extranjeros, de todos los estilos, desde Luigi Pirandello a Jacinto Benavente. Hoy en día, vemos diariamente decenas de películas a todas horas en las televisiones, algunas de ellas emitidas por enésima vez y con éxito de audiencia si son clásicos incontestables. Sólo algunas televisiones públicas se atreven a poner de vez en cuando alguna obra teatral.
Pues una compañía teatral, Primas de Riesgo, ha tenido una idea original para promocionar la obra que están representando actualmente, “El mágico prodigioso” de Calderón De La Barca, en el Nuevo Teatro Alcalá de Madrid. Como el IVA que se aplica al teatro es excesivo, ese odioso 21 %, ellos se enteraron de que la industria del porno sólo paga el 4 %. Y la idea es distribuir revistas porno añadiéndoles a cada ejemplar una entrada regalada de la obra teatral que representan.
La medida les sirve también para protestar por el IVA tan alto de la Cultura, cosa lógica, aunque haya que lamentar que después de dos años, el Gobierno haya hecho oídos sordos y haya mantenido el 21 %, pese a que gente que les vota también se queje.
Piensan probar algún tiempo, a ver cómo funciona, quizá unos 40 días. Se limitará a 300 entradas y la revista con la entrada se podrá comprar en un quiosco entre las calles de O’Donnell y Narváez. Pero con condiciones, claro, no son tontos: exigirán que la persona que compre la entrada y la revista porno muestre el DNI, y al mismo tiempo firme un documento en donde reconozca que dona dinero a una campaña.
Pero eso no es todo: la compañía teatral pretende que los resultados se faciliten a un estudio sociológico, para descubrir por qué entonces el comprar una revista porno sea más barato en IVA que ir a ver una obra de uno de los más grandes autores teatrales de todos los tiempos, representado en teatros de repertorio clásico del mundo, como Pedro Calderón De La Barca.
Como se imaginarán, las respuestas a esta original campaña son positivas, no sabemos si por puro morbo o por que es una buena manera de contestar a cómo se trata en España la Cultura en general, cuando en países como Francia aún se respeta. Otras compañías teatrales están pensando si usar algo parecido para fomentar y estimular que la gente pueda ir al teatro.
Menos mal que existen festivales de teatro que siguen enseñando este arte, como los de Almagro, Tàrrega (Lleida), Avignon, Edimburgo… Pero en las televisiones de aquí no se habla de ellos, deben pensar que a los espectadores todo lo que no sea cotilleo les aburre, y que sólo irían al teatro si una ex concursante de “Gran Hermano” fuera la prota de una función.